Tokio. Las bolsas de Asia treparon este miércoles a un máximo en tres semanas, impulsadas por ganancias de las tecnológicas luego de que los resultados de Intel superaron las expectativas del mercado.

Las bolsas europeas extendieron su repunte a una séptima sesión, subiendo 0,3% en las primeras operaciones, luego de que los resultados de Intel disiparon los temores a que las compañías podrían estar reduciendo su gasto en tecnología.

Un sólido comienzo esta semana de la temporada de resultados corporativos en Estados Unidos y menos inquietud sobre los problemas en la eurozona han apoyado el ánimo inversor luego de que una serie de datos económicos débiles hizo temer por la solidez de la recuperación económica global.

Los inversores también hicieron caso omiso a la decisión de Moody's de rebajar la nota de la deuda soberana de Portugal, y eligieron concentrarse en la sólida respuesta a un oferta de letras del Tesoro de Grecia.

Luego del cierre en Wall Street, Intel Corp, el mayor fabricante de microchips del mundo, reportó ganancias en el segundo trimestre que superaron con creces las expectativas de los analistas. La visión optimista de Intel apoyó las acciones asiáticas ligadas a los chips.

Samsung Electronics Co, el mayor fabricante del mundo de chips de memoria DRAM, trepó 3,5%, y la taiwanesa TSMC, el mayor fabricante del mundo de chips por contrato, ganó 1,3%.

"Creemos que el resultado de Intel sólo es el comienzo de varios reportes de ganancias de importantes compañías estadounidenses que superarán los pronósticos", dijo Yu Rayming, presidente financiero de Prudential Financial Securities Investment Trust en Taiwán.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba 1,5%, después de avanzar más temprano hasta 1,7% -su máximo desde fines de junio-, luego de que los papeles estadounidenses treparon por sexta jornada consecutiva el martes.

El optimismo sobre esta temporada de ganancias aumentó luego de que Alcoa reportó este lunes resultados que superaron las expectativas.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio se fortaleció 2,7 %, anotando su cierre máximo en tres semanas, impulsado por acciones de compañías tecnológicas.

Impulsado por las ganancias de las acciones tecnológicas y las robustas compras de inversores extranjeros, el referencial surcoreano cerró en su máximo de más de dos años, mientras que las acciones en Taiwán alcanzaron su máximo en dos meses. Ambos índices ganaron más de 1%.

Sin embargo, algunos analistas seguían cautelosos, resaltando que será difícil que se logren más ganancias en el corto plazo.

Una acumulación de posiciones largas en el mercado, especialmente en los exportadores, podría frenar el momento alcista, dijo un analista.

Varios repuntes en las últimas semanas han tenido corta vida pues los operadores se apresuraron a recoger beneficios tras cualquier noticia negativa.