Londres. Las bolsas europeas repuntaban este lunes en una apertura de escasa participación, ayudadas por las acciones energéticas, aunque las tensiones geopolíticas en la península coreana y las dudas sobre la crisis de deuda en la zona euro limitaban las ganancias.

"Para la mayoría de los operadores y de los fondos de cobertura, el año ha terminado. No hay demasiado volumen y no se verá gran dirección en un sentido u otro", expresó Koen De Leus, estratega de KBC Securities en Bruselas.

"Las cifras macroeconómicas últimamente estaban al alza. El mercado es excesivamente alcista y está sobrecomprado. Si el impulso de los datos económicos continúa, el mercado puede permanecer a los niveles actuales", agregó.

La cautela predominaba en el mercado ya que, a pesar de las amenazas de guerra de Pyongyang, Corea del Sur inició el lunes unas maniobras militares, mientras que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no consiguió un acuerdo para desactivar la crisis.

Los valores energéticos estaban pedidos por la subida del petróleo ante la previsión de temperaturas gélidas en Europa y Estados Unidos.