Sao Paulo. El indicador más amplio de inflación de Brasil se desaceleró en octubre respecto a septiembre, pero registró una fuerte alza en el precio de los alimentos que podría llevar a nuevas subidas de tasas de interés en los próximos meses.

El llamado Indice General de Precios de Mercado (IGP-M) de Brasil se elevó un 1,01% en octubre, menos que el 1,15% de septiembre, informó este jueves la privada Fundación Getulio Vargas (FGV), que elabora el estudio.

Se esperaba que el IGP-M, en el que tienen una fuerte incidencia los precios mayoristas, subiera un 1,01%, según la mediana de las previsiones de 16 analistas consultados por Reuters. Las estimaciones fluctuaron entre un alza del 0,94% y del 1,15%.

El índice IGP-M es observado de cerca por los analistas e inversores porque entrega una visión amplia sobre los precios mayoristas y al consumidor en la mayor economía de Latinoamérica.

También es publicado varios días antes de la divulgación de las cifras de inflación oficiales del gobierno.

El Indice de Precios Mayoristas (IPA, por su sigla en portugués), con una incidencia del 60% en el indicador general, subió un 1,3% en octubre, frente a un 1,6% del mes anterior.

Los precios de los alimentos se elevaron por segundo mes consecutivo, empujados por un salto del 38,2% en el costo de los frijoles y del 11,8% en el del maíz.

El Indice de Precios al Consumidor (IPC), que tiene un peso del 30% en el indicador, subió un 0,56%, frente a un alza del 0,34% en septiembre, presionado también por el mayor valor de los alimentos.

A su vez, el Indice Nacional de Costos de la Construcción (INCC) se elevó un 0,15%, casi sin cambios frente al aumento del 0,2% del mes anterior.