Asunción. 500 KV es una línea de transmisión que une Villa Hayes e Itaipú en Paraguay, ligada a la generación de energía eléctrica desde la represa fronteriza entre Paraguay y Brasil, beneficiando con distribución energética a ambos países. 

En octubre del año 2013 los presidentes de ambos países habían inaugurado la obra, que se llevó a cabo con el aporte de US$400 millones del Brasil al Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem).

Las facturas vencidas y no pagadas por falta de desembolsos del Brasil a las empresas constructoras de esta línea ya suman US$34 millones. 

Las empresas paraguayas que participaron de la construcción de la megaestructura todavía no reciben pagos por obras ya concluidas, debido al atraso en el depósito de los fondos correspondientes a los aportes extraordinarios comprometidos por el gobierno del Brasil.

El monto pendiente a finales del año pasado era de US$27 millones, que en el mes de enero de este año ya trepa a US$34 millones. Al finalizar febrero sin desembolsos, la suma alcanza los US$38 millones.

Hace un par de semanas el director brasileño de la Itaipú Binacional, Jorge Samek, dijo que “a más tardar” el lunes 10 de febrero Brasil se pondría al día con los desembolsos pendientes para que se realicen los pagos a las constructoras paraguayas.

Empresarios paraguayos no descartan que la situación sea una suerte de presión política para que el país acepte decisiones tomadas en el Consejo del Mercosur.

Sin embargo, ha transcurrido otra semana sin que esto suceda, por lo que ahora el reclamo fue realizado a través de la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa), que reúne a las empresas que afectadas.

Para los empresarios paraguayos no existe ningún justificativo que explique el retraso de los desembolsos. Incluso, no descartan que la situación sea una suerte de presión política para que su país acepte decisiones tomadas en el Consejo del Mercosur.