Brasilia.  El gobierno de Brasil revisó a la baja este martes su previsión para la inflación de este año a un 5,1% desde un 5,2%, así como la estimación del alza del producto interno bruto (PIB) a un 7,5%, desde un 6,5%.

El cambio fue contrario a lo que prevé el mercado. En la mañana, el informe semanal Focus del Banco Central entre entidades financieras mostró que la proyección promedio de los economistas para el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) para este año subió a un 5,48%, frente a un 5,31% la semana pasada.

Las cifras del Gobierno fueron presentados este martes por el ministro de Planificación, Presupuesto y Gestión, Paulo Bernardo, en una audiencia en la comisión mixta de presupuesto del Congreso nacional.

El Gobierno también prevé que el salario mínimo en el país será reajustado a 536,88 reales (US$308,55) mensuales en el 2011, frente a una previsión anterior de 538,15 reales.

La estimación para el PIB del próximo año subió a 3,92 billones de reales, desde 3,89 billones de reales.

Para el tipo de cambio, el Gobierno pasó a trabajar con una tasa promedio de 1,75 reales por dólar para el 2011, ante una proyección anterior de 1,84 reales por dólar.