Sao Paulo. La inflación de Brasil cerró el 2010 en un máximo de seis años, por sobre el centro del rango meta del gobierno, lo que reafirmó la especulación de que el Banco Central elevará pronto la tasa de interés referencial, Selic, para contener las presiones sobre los precios.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil se elevó un 0,63% en diciembre, desacelerándose respecto al 0,83% de noviembre, dijo este viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que el índice subiera un 0,59% el mes pasado, de acuerdo a la mediana de las estimaciones de 13 economistas encuestados por Reuters, cuyas previsiones fluctuaron entre un 0,57% y un 0,62%.

El IPCA se elevó un 5,91% en todo el 2010, comparado con un 4,31% en el 2009 y un 5,63% en 12 meses a noviembre, agregó el IBGE. De este modo, terminó el año en su mayor nivel desde el 2004, cuando llegó al 7,60%.

Los rendimientos de los contratos futuros de las tasas de interés subieron tras la divulgación del dato debido a que los inversores apostaron a nuevas alzas de tasas de interés en los próximos meses.

El rendimiento del contrato con vencimiento en enero del 2012 subió hasta un 12,15%, desde un 12,1%.

El Banco Central de Brasil se reúne el 18 y 19 de enero para considerar cambios a su tasa Selic, actualmente en un 10,75%. El banco tiene una meta de inflación anual de un 4,5%, más o menos dos puntos porcentuales.

Los precios han subido en Brasil en la medida en que la economía ha crecido con fuerza, incluso en momentos en que los países desarrollados luchan por recuperarse.

El desempleo alcanzó un mínimo histórico en el 2010 y los trabajadores consiguieron mejoras salariales.

Tasa selic

El Banco Central elevó la tasa Selic a un 10,75% el año pasado desde un 8,75%, pero interrumpió el ciclo de endurecimiento monetario en septiembre.