Sao Paulo.  El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, está considerando un plan para establecer un nuevo indicador sobre la inflación subyacente, que el Banco Central usaría para fijar la tasa de interés, informó este viernes el periódico local O Estado de S. Paulo.

El índice de precios al consumidor en estudio se basaría en el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), pero excluiría del cálculo a algunos ítemes de alimentos y energía, dijo Mantega a fuentes no identificadas mencionadas por Estado.

El periódico dijo que, en opinión de Mantega, la medición de inflación subyacente se amortiguaría ante la volatilidad periódica en los precios de algunos bienes básicos y combustibles, lo que permitiría al Banco Central recortar más rápidamente la tasa de interés.

La tasa de interés referencial del Banco Central, Selic, actualmente de un 10,75%, es la más alta entre las 20 mayores economías del mundo. El alto nivel de la tasa ha sido citado por la presidenta electa, Dilma Rousseff, y por Mantega como un obstáculo para el crecimiento a largo plazo.

Una portavoz del Ministerio de Hacienda en Brasilia dijo a Reuters en una entrevista telefónica que "no ha habido una divulgación oficial de dicho plan". El Banco Central decide sobre el nivel de la tasa Selic basado en la tendencia anual del Ipca.

Indicador. El nuevo indicador sería similar al que usa la Reserva Federal estadounidense para establecer las tasas de interés, sostuvo Estado.

El índice IPCA subió un 5,47% en los 12 meses hasta mediados de noviembre. El Banco Central tiene un centro de meta de inflación de un 4,5% anual, más o menos dos puntos porcentuales de tolerancia.

El plan señalaría una serie de cambios que Rousseff quiere realizar en la forma de manejar la política económica cuando asuma su mandato el 1 de enero.

Analistas han advertido que cambios recientes en la forma en que el Gobierno calcula su balance fiscal y reiteradas inyecciones de capital en varias empresas estatales sugieren años de largueza y ambigüedad hacia el avance en el control de la inflación.

El Consejo Monetario Nacional (CMN), el principal órgano de toma de decisiones de política económica de Brasil, establece anualmente el nivel del IPCA que el Banco Central usará como guía.

El órgano confirmará la meta de inflación para el 2012 y anunciará una meta tentativa para el 2013 en junio.

El CMN está formando por el ministro de Hacienda, el ministro de Planificación, Presupuesto y Gestión y el presidente del Banco Central.