Brasilia. Un bono mensual que se paga desde junio de este año por el gobierno federal a las familias que ya reciben la Bolsa de Familia permitió al gobierno inflar las cifras de erradicación de la pobreza, según informa Folha de S. Paulo.

El segundo balance del programa Brasil Cariñoso informa que 8,7 millones de personas dejarán la banda de la pobreza extrema en un período de sólo cuatro meses.

Según los datos presentados por el Ministerio de Desarrollo Social y Combate al Hambre, sólo en ese período la pobreza en el país se redujo en un 40%

La ministra Tereza Campello dijo que esas cifras aún no han sido registradas por ninguna investigación.

La promesa de la erradicación de la pobreza extrema de Brasil fue una de las promesas de campaña de la presidenta Dilma Roussef en el área social.