Sao Paulo. La inflación de Brasil se desaceleraría a partir de marzo, entrando en una trayectoria más suave que la vista en el 2010 y a comienzos de este año, dijo el miércoles el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

"La inflación va a caer en marzo y abril, pueden escribirlo", aseguró Mantega durante un evento organizado por el Banco BTG Pactual con empresarios y profesionales del mercado.

Según el ministro, los precios de los alimentos, indicados como los principales responsables por el alza de la inflación en los últimos meses, se acomodarán en un nivel alto, pero la situación en Brasil es más estable que en otros países.

"Lo que tenemos que hacer es impedir que la inflación en las materias primas se propague al resto de los precios de la economía", dijo.

Mantega afirmó que las medidas adoptadas por el gobierno en los últimos meses, como restricciones al crédito, aumento de la tasa de interés y un recorte presupuestario de US$30 mil millones, ya están desacelerando a la economía local, que crecerá en torno al 5% este año.

De acuerdo con previsiones del ministro, el crédito en Brasil crecería entre un 10% y un 12% en el 2011.