Brasilia. El gobierno brasileño no planea revocar una exención del impuesto a la renta otorgada a tenedores de deuda extranjeros como una medida para desalentar el ingresos de divisas al país, dijo este jueves el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.

En declaraciones a la prensa tras reunirse con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Mantega agregó que el próximo gobierno de la presidenta electa Dilma Rousseff encontraría otras formas de hacer frente a la apreciación de la moneda local.

"El impuesto a la renta a extranjeros para inversiones de renta fija no regresará", dijo Mantega.

El gobierno de Brasil tiene hasta este viernes para modificar la regla tributaria si quiere que entre en vigor al inicio del año entrante. El gobierno implementó en 2006 la exención del impuesto a la renta del 15% para atraer capitales extranjeros y financiar deuda local.

Mantega dijo que el gobierno entrante estudiaría medidas en el área del comercio para estabilizar el tipo de cambio.

En tanto, el funcionario dijo que la inflación mostraba signos de desaceleración tras experimentar influencias estacionales de los precios de los alimentos y otros.

"Hemos tenido inflación principalmente con componentes estacionales y no estructurales", dijo. "Así, podemos finalizar el año con una economía caliente pero con inflación controlada", agregó.

Mantega también señaló que la desaceleración de la actividad económica en 2011 ayudaría a reducir la presión inflacionaria.