Brasilia. El ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Fernando Pimentel, reiteró este lunes que las barreras a la importación de vehículos adoptadas por Brasil la semana pasada no representan una ruptura con Argentina o una guerra comercial con el país vecino.

Pimentel reconoció, no obstante, que las medidas brasileñas pueden causar problemas en el flujo comercial con Argentina en un primer momento, dado que es la nación más afectada por las medidas.

El ministro también dijo que el Gobierno estima que China invertirá US$8.000 millones en Brasil en 2011.