Hong Kong.  Brasil, la mayor economía de Latinoamérica, espera una recuperación más complicada debido a las incertidumbres en las economías de Estados Unidos y Europa, dijo este martes el vicepresidente del Banco Central, Luiz Awazu Pereira da Silva.

"Estamos viviendo ahora en un período más complicado para recuperarnos de la crisis", dijo da Silva en un foro de negocios en Hong Kong.

El complejo clima externo debido a los problemas de deuda en Europa y las oleadas de dinero especulativo desde Estados Unidos hacia los mercados emergentes, que están provocando una "trinidad imposible" de desafíos macroeconómicos para el funcionario.

El funcionario resaltó el complejo clima externo debido a los problemas de deuda en Europa y las oleadas de dinero especulativo desde Estados Unidos hacia los mercados emergentes, que están provocando una "trinidad imposible" de desafíos macroeconómicos.

Estos son mantener abiertas las cuentas de capital, preservar la independencia monetaria y mantener estables los tipos de cambio.

Alzas de precios y expectativas de inflación. Brasil, que registró un enérgico crecimiento en los últimos años, ahora enfrenta alzas de precios a los consumidores y expectativas de inflación que aumentan la presión sobre el Banco Central para que eleve la tasa de interés referencial, Selic, y lleve la inflación de vuelta al centro de su rango meta.

"El ciclo actual está provocando algún incremento en la inflación observada y en las expectativas", dijo da Silva, quien evitó comentar directamente sobre las tasas de interés, salvo para decir que las autoridades "observarían cuidadosamente" la situación.

"La aproximación pragmática de muchos mercados emergentes, y Brasil la está usando, es mantener la inflación bajo control usando herramientas de manejo de la demanda y, al mismo tiempo, herramientas macro-prudenciales para evitar el excesivo crecimiento del crédito", agregó el ex economista del Banco Mundial.

Tasa de Interés. Se espera que la próxima semana el Banco Central modifique las palabras de sus comunicados para abrir el camino a un alza de la tasa Selic, actualmente en un 10,75%, una de las más altas del mundo.

Sobre el próximo gobierno de Brasil, encabezado por la presidenta electa Dilma Rousseff -quien tendrá la difícil tarea de prolongar el bienestar económico del país-, el funcionario dijo que Brasil mantendrá en gran parte el marco macroeconómico y las políticas de la administración previa, aunque serían "ajustadas" en lo que fuese necesario.

Por el lado fiscal, Da Silva notó la necesidad de impulsar la tasa de ahorro doméstico para conseguir mayores niveles de inversión, así como también mejorar la calidad del gasto público para mejorar la eficiencia.

El próximo gobierno de Rousseff ha hablado de realizar recortes presupuestarios "sustanciales" y duraderos, una medida que los analistas dicen que podría aliviar parte de la presión por una mayor tasa de interés.

El vicepresidente del Banco Central brasileño habló en lugar del jefe saliente, Henrique Meirelles, el presidente de la entidad que más años se ha mantenido en el cargo en la historia del país.

Meirelles será reemplazado por Alexandre Tombini, quien se ha desempeñado en el Banco Central durante años.