Brasilia. El déficit de la cuenta corriente de Brasil fue mucho peor a lo esperado en junio en comparación con el mismo mes de 2009, debido a que las importaciones subieron más rápido que las exportaciones y las empresas enviaron más dinero al exterior.

Brasil registró un déficit de cuenta corriente de US$5.200 millones en junio, dijo este lunes el Banco Central.

Se esperaba que el país reportara un saldo negativo de US$3.450 millones para ese mes, según la mediana de las previsiones de seis economistas consultados por Reuters.

Sus estimaciones para el déficit de la cuenta corriente oscilaron entre US$3.290 millones y US$3.600 millones.

Brasil reportó un déficit de cuenta corriente de US$2.020 millones en mayo, según cifras que el Banco Central dio a conocer el mes pasado.

Para los 12 meses hasta junio, el déficit de la cuenta corriente fue equivalente a 2,13% del Producto Interno Bruto (PIB), ante 1,94% del PIB en el año hasta mayo.

El superávit comercial de Brasil bajó a US$2.277 millones en junio ante US$4.604 millones en el mismo mes del año pasado.

El envío de ganancias y remesas de multinacionales en Brasil a sus casas matrices en el exterior aumentó a US$4.156 millones, desde US$3.028 millones, mientras que las amortizaciones de deudas subieron a US$3.331 millones, desde US$2.390 millones.

La inversión extranjera directa en el país, en tanto, sumó US$708 millones en junio.

El Banco Central espera un déficit de la cuenta corriente de US$3.700 millones en julio, afirmó Altamir Lopes, director de investigación económica de la autoridad monetaria.

Lopes agregó que este mes el país debería reportar una inversión extranjera directa de US$2.000 millones.