Brasil ha gastado miles de millones de dólares en mejorar su infraestructura portuaria, pero pasarán 20 años antes de que resuelva los cuellos de botella en carreteras, ferrocarriles y vías navegables que obstaculizan las exportaciones agrícolas, afirmó un importante economista de la industria.

Brasil es el principal exportador mundial de soja, azúcar y carne de vacuno, y el segundo mayor exportador de granos. Las mejoras en la capacidad de sus puertos han puesto fin a las demoras crónicas que plagaron sus exportaciones durante años.

Pero las redes de transporte que alimentan los puertos aún necesitan mucho trabajo, dijo Daniel Amaral, economista jefe de la brasileña de aceite vegetal, Abiove.

"Brasil todavía tiene una matriz de transporte inadecuada", dijo en una conferencia de la industria en Estados Unidos. "Necesitamos muchas más inversiones en vías navegables y vías férreas", agregó.

Las carreteras en algunas partes de Brasil que conectan las regiones productoras con los puertos aún no están pavimentadas, dijo en el mismo evento Clay Hamilton, funcionario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que trabaja en la embajada de su país en Brasilia.

A principios de este mes, los camioneros de soja en Brasil publicaron imágenes que mostraban que no podían avanzar en un tramo de carretera sin pavimentar en el estado de Pará, que conectaba el corazón agrícola del país con los puertos del norte.

A pesar de las restricciones, las exportaciones de Brasil continúan aumentando y su rol como potencia agrícola se está fortaleciendo.

El país sudamericano se encamina a eclipsar a Estados Unidos como el principal exportador mundial de maíz y está compitiendo con ese país por una participación de mercado en naciones como México.