Berlín. Los desequilibrios económicos en los países de la periferia de la zona euro representan un riesgo para el conjunto del bloque, por lo que la misión de estos gobiernos es ajustar sus economías y no pedir a otros que implementen cambios, dijo el lunes el banco central alemán.

En su informe de julio, el Bundesbank señaló que la crisis financiera y económica había puesto al descubierto desequilibrios insostenibles en el comercio exterior de algunos países de la periferia del área monetaria, reflejados en sus déficits de cuenta corriente.

Estos desajustes son una fuente de vulnerabilidad no sólo para los países con déficits, sostuvo.

"Dados los efectos de transmisión a través de los interconectados mercados financieros de la unión monetaria, constituyen una fuente de peligro para otros países miembros y por lo tanto para toda la unión monetaria", dijo el Bundesbank en su informe.

"También son una carga para la implementación de una política monetaria uniforme orientada a la estabilidad", añadió.

El banco central alemán dio a conocer su informe poco después de que la agencia Moody's rebajó su calificación para la deuda soberana de Irlanda en un escalón, poniendo de manifiesto la presión que enfrentan los países periféricos.

Reformas. El informe señaló que aquellos países de la zona euro con déficits en sus cuentas corrientes necesitan corregir de forma urgente sus desequilibrios.

"Debe haber medidas en el centro de la agenda de reformas en lo que concierne a este tema, que junten más la demanda interna y las posibilidades de producción", señaló, agregando que también eran necesarias iniciativas de consolidación presupuestaria.

"Sólo con esto, se restaurará la confianza perdida en los mercados financieros", agregó el banco central.

Alemania, que tiene superávit en su cuenta corriente en una economía apoyada fuertemente en las exportaciones, ha estado bajo presión de otros países -entre ellos Francia- para que impulse su demanda interna y ayude así a paliar los desajustes económicos dentro de la zona euro.

Pero el Bundesbank replicó diciendo que son los países con déficits los que tienen que hacer correcciones.

"Que los países de la zona euro con superávits en sus cuentas corrientes tomen medidas de compensación para estimular su demanda interna, por ejemplo con políticas fiscales y salariales expansivas, no sería ni adecuado para el problema ni daría mucho alivio, dados los bajos efectos de transmisión a los países con déficits", afirmó el banco central.