Moody´s clasificadora de riesgo ratificó este jueves que no existen planes de mejorar la calificación asignada a la deuda argentina (B3).

Gabriel Torres,  experto de la clasificadora, reconoció que la economía de la nación trasandina crece y se desenvuelve en un contexto mundial que le es muy favorable.

Pero advirtió que, por algunas limitaciones estructurales, también posee "alta susceptibilidad" a eventos riesgosos y que "recientemente se ha vuelto en mayor medida dependiente de algunos productos de exportación", en alusión a la soja, publica La Nación.

"Es la economía más grande y diversificada de todas las que calificamos en la categoría B3". Esa nota asignada ubica a las inversiones en el país en la categoría de riesgo: está seis escalones dentro de lo que en la jerga del mercado se considera papeles altamente especulativos, rango en el que se mantuvo desde que el país reestructuró buena parte de su deuda en cesación de pagos, en 2005.

Torres agregó que la nota se debe a un aspecto técnico, "Cualquier cosa que tiene que ver con esta economía simplemente no la sabemos", dijo, en alusión a las manipulaciones estadísticas en que incurrió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que la Justicia investiga con lentitud, consigna el mismo medio.