La Presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores, aseguró que el ajuste al salario mínimo tiene que ser enfocado en la productividad, educación y competitividad de los trabajadores.

"La CCIT tiene 2.500 afiliados, el 85% son pequeños y medianos empresarios, no micros; yo creo que el empresariado hondureño no son las 80 ó 60 empresas de grandes contribuyentes que se mencionan, sino todos los emprendedores que en su mayoría no son formales y que hay que motivarlos para que se formalicen para que crezcan e incursionen en otros mercados", manifestó.

Agregó, que los pequeños y medianos empresarios, aunque en su mayoría no han formalizado su negocio, son los que más empleos generan, por lo que hay que motivarlos en busca de que crezcan y se diversifiquen en busca de abrirse puertas en otros mercados y no limitarse a los pocos espacios que puedan tener.

Flores expresó que después de tanto camino recorrido y de tantos errores detectados no se puede seguir hablando de un salario mínimo sin tener en cuenta la mano de obra capacitada, la competitividad y productividad de los empleados.

Para lo que se tiene que tomar en cuenta que el hondureño debe buscar objetivos y trabajar en base a metas, además de ser participativo, innovador y creativo.