Buenos Aires. Este viernes el canciller argentino Héctor Timerman recibió a su par uruguayo Luis Almagro, en Buenos Aires, para discutir la instalación de la nueva planta de celulosa que levantaría la empresa Montes del Plata, sociedad controlada por la chilena Arauco y la sueco-finlandesa Stora Enso.

La construcción de esta planta en Punta Pereira, Colonia, ha provocado diversos retractores en Argentina, entre los que se cuentan grupos de ecologistas e integrantes de la intendencia de Gualeguaychú.

"Se trata de un proyecto aprobado en 2006 por ambos países. Argentina ya dio autorización para su construcción. Vamos a dialogar y ver si es el mismo proyecto autorizado" hace cinco años, declaró Timerman, en declaraciones divulgadas por la agencia Télam.

Celulosa Arauco tiene todos sus permisos aprobados. Cuenta con la aprobación de una licencia medioambiental y no tiene que presentar a Buenos Aires estudios de impacto ambiental.

La producción forestal uruguaya ha tenido capítulos accidentados con Argentina en los últimos años.

Un ejemplo fue el proyecto finlandés Botnia, que instaló una planta de celulosa en 2007 en una zona limítrofe con Argentina, generando un conflicto bilateral que terminó el Tribunal de La Haya, favoreciendo a la empresa.