Santo Domingo. Resultados preliminares de las elecciones presidenciales del domingo en República Dominicana muestran que el candidato del partido gobernante, Danilo Medina, se encamina a una victoria en primera vuelta 12 años después de sufrir una derrota aplastante frente al actual candidato opositor, Hipolito Mejía.

Con el 74,67% de los votos escrutados, Medina -del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD)- tiene el 51,26% de los votos frente al 46,95 de Mejía -del Partido Revolucionario Dominicano (PRD)- de acuerdo al último boletín de la Junta Central Electoral.

Esto sería suficiente para que Medina, de 60 años, logre una victoria en primera vuelta, aunque funcionarios del PRD acusaron a la junta electoral de fraude, diciendo que había manipulado los resultados a favor del partido gobernante.

El actual presidente Leonel Fernández del PLD, un abogado y académico educado en Nueva York, no puede postular luego de servir dos mandatos consecutivos de cuatro años. El reemplazó a Mejía como presidente en el 2004.

Los centros de votación cerraron a las 18.00 (2200 GMT) en la nación caribeña de 10 millones de habitantes, que comparte la isla La Española con Haití.

La votación se demoró en algunos lugares de la capital debido la lluvia y al retraso en el arribo de los funcionarios electorales, y se reportaron algunos incidentes de violencia. Sin embargo, el día transcurrió relativamente en paz, según dijo el Presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario.

Ambos partidos se acusaron entre sí de compra de votos. Los observadores electorales confirmaron algunos de los reportes, pero dijeron que los casos fueron aislados y que no tuvieron impacto en el resultado.

Poco después del cierre de la votación, el jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), el ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez dijo en una conferencia de prensa que la elección fue un "éxito" y la llamó una "fiesta para la democracia".

Si bien República Dominicana es mucho más rica que Haití, muchos dominicanos aún tienen problemas para satisfacer sus necesidades básicas, lo que ha llevado a algunos a buscar una mejor vida en el cercano Puerto Rico, un territorio estadounidense.

Cerca de un 5% de los 6,5 millones de votantes habilitados viven en el extranjero, incluidos 220.000 votantes registrados en Estados Unidos, la mayoría en el área de Nueva York. Gracias a una enmienda constitucional, los dominicanos que viven en el exterior pudieron votar por primera vez por candidatos que representan a 7 distritos extranjeros.

El país es un popular destino de vacaciones, famoso por sus playas de arenas blancas y canchas de golf, pero también es el principal punto de trasbordo en el Caribe de las drogas sudamericanas que van rumbo a Estados Unidos y Europa.

Hay muy pocas diferencias entre los dos candidatos en términos ideológicos. Ambos han buscado convencer a los votantes de que provocarán cambios, a través de una mejor educación y creación de empleos. El PLD y el PRD tienen raíces de izquierda, aunque ahora ambos conglomerados son favorables al mercado y respaldan una relación cercana con Estados Unidos.

Mejía, de 71 años, quien sirvió como presidente del 2000 al 2004, hizo campaña con un mensaje de cambio que ocupó el lema "Llegó Papá", prometiendo un mejor futuro "para todos".

En tanto, Medina adoptó el lema "Cambio Seguro", atacando los antecedentes de Mejía como presidente entre el 2000 y el 2004, mandato que terminó con una crisis económica.

A pesar de que dejó la presidencia en el 2004 como consecuencia de un gran escándalo financiero que remeció a la frágil economía del país, Mejía sigue siendo popular debido a su carisma personal y el malestar después de ocho años de gobierno del PLD, incluidas acusaciones de corrupción y los persistentes efectos económicos de la recesión mundial, que golpearon duramente a la industria del turismo.

Sin embargo, en los últimos años el país ha tenido una de las mayores tasas de crecimiento de América Latina y ha reducido significativamente su tasas de pobreza hasta un 34 por ciento desde el 44 por ciento que registraba hace una década.

Rumores y temas electorales. Medina, quien estudió para ser ingeniero químico antes de convertirse en un político de carrera, es uno de los fundadores del PLD, y un ex ministro del gobierno de Fernández.

La esposa de Fernández, Margarita Cedeño, postula como vicepresidenta de Medina. Popular entre las mujeres, Cedeño, de 44 años y madre de tres hijos, utilizó su posición como primera dama para trabajar por la reducción de la pobreza y por temas relacionados a las mujeres y los niños.

Mejía ha acusado al Gobierno de Fernández de utilizar fondos públicos para lograr ventajas políticas al gastar demasiado en proyectos de infraestructura pública en grandes ciudades.

La campaña de Mejía ha criticado reiteradamente la supuesta corrupción del gobierno, acusando al PLD de abandonar a la agricultura en favor de la importación de alimentos para beneficiar a empresarios relacionados con el partido gobernante.