Las proyecciones económicas del Banco Central de Chile en su Informe sobre política Monetaria (IPOM) mantuvieron sin cambios el rango de crecimiento del PIB previsto para 2011, entre 5,5% y 6,5%, aunque la estimación implícita que se calcula a partir del resto de las variables contiene un leve ajuste, desde un 6% en el IPOM de septiembre a un 5,9% en esta oportunidad.

En este sentido las estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) están en línea con las proyecciones globales del instituto emisor. La CCS prevé una expansión del PIB muy similar, de 6%, pero estiman que la presencia de un dólar devaluado permitirá un crecimiento del consumo superior al que estima el Banco Central de Chile (7,1%). De hecho, el crecimiento del consumo en los últimos años ha promediado 6,7%, con un aumento del PIB de sólo 4,9%. En ese mismo período el tipo de cambio nominal de apreció en más de 5% promedio por año. El panorama monetario seguirá siendo más expansivo que neutral.

En materia de inversión prevemos también un panorama algo más activo, relacionado con el mismo proceso de reconstrucción post terremoto y expectativas de crecimiento que han tendido a corregirse al alza, y se acercan a un 5,5% para los próximos años.