Un 30% de los hogares argentinos, es decir unos 2,3 millones, reciben mensualmente un ingreso total que es inferior o igual a $2.150 (US$540), cifra que, según estimaciones de fuentes privadas, se aproxima al valor actual de la canasta de bienes y servicios básicos que marca el umbral de la pobreza.

De acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el ingreso medio que tienen los hogares de los centros urbanos del país es de $4.394 (US$1.104), de acuerdo con lo relevado en la encuesta de hogares del tercer trimestre del año, según consigna La Nación.

En este sentido, el monto es 24,5% superior al del ejercicio anterior, por lo que el ingreso real habría quedado levemente retrasado respecto del incremento que tuvieron los precios al consumidor, siguiendo también las estimaciones hechas por economistas y no los cuestionados datos de inflación oficiales.

El cuadro de ingreso de la encuesta de hogares del Indec, muestra que un 10% de los hogares percibe un ingreso inferior a los  $1.100 (US$276), que es el valor de una canasta de indigencia. La mitad de las familias, en tanto, percibe recursos que suman no más de $3.400 mensuales (US$854), informa el mismo medio.