El presidente de la Central General de Trabajadores, CGT de Colombia, Julio Roberto Gómez, dijo que piensa solicitarle al gobierno un aumento adicional de 3 ó 4 puntos más en el incremento del salario mínimo, luego de conocerse los datos de inflación de 2010, que superaron la meta de las autoridades monetarias.

Dijo que, nuevamente, “los apóstoles de Harvard” se equivocaron en sus previsiones, por cuanto se hace necesario un nuevo compromiso de los empresarios y del mismo Gobierno con los trabajadores, con quienes estarían incrementando la deuda social que, afirma, han venido acumulando desde hace varios años.

Agregó que una de las promesas del presidente Juan Manuel Santos en época de campaña fue la de generar más empleo y mejor pagado; de ahí la doble importancia de su compromiso.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, reportó un Incremento de los Precios al Consumidor, IPC, del 3,17%, 0,17% más que la meta del 3% fijada por el Banco de la República, lo que para Gómez demuestra que la capacidad adquisitiva de los colombianos en 2011 seguirá cayendo.

Indicó que empresarios e instituciones deben entender que una economía creciente depende en buena medida del aumento del consumo de los hogares, una eventualidad que se hará realizable en la medida en que los salarios se incrementen en márgenes acordes a las expectativas de los trabajadores.

Julio Roberto Gómez dijo que espera reunirse con el gobierno a mediados de enero o a principios de febrero, con el fin de revisar el tema; agregó que sería importante evaluar nuevamente los mecanismos de negociación para el incremento salarial, pues resulta demasiado diciente que en diez años sólo haya habido acuerdo en dos oportunidades entre líderes sindicales, Ejecutivo y empresarios.