La jefa de esa cartera, se reunió este martes —junto al titular de Hacienda, Felipe Larraín—, con el presidente de la CUT, Arturo Martínez, y el resto de la directiva de la multisindical, para analizar la estrategia anti-crisis que está afinando el gobierno, ante el deterioro de la situación económica mundial.

Matthei señaló que “el gobierno está empeñado en que los problemas de Europa no se trasladen a Chile. Queremos evitar que la crisis, y sobre todo queremos evitar que se afecte a los trabajadores”.

La CUT, explicó Matthei, pidió que las medidas anti-crisis tengan carácter permanente. “Eso me parece muy razonable, porque la idea no es estar legislando cuando se desarrolla el problema, sino que tener leyes estables que se apliquen cuando llega la crisis”.

En este sentido el presidente de la CUT, Arturo Martínez, valoró la instancia de diálogo con el gobierno, y señaló que para la multisindical es primordial que el costo de la crisis no lo paguen los trabajadores, y que las medidas sean parte de una legislación estable en el tiempo, y que opere en tiempos de turbulencias económicas.

La ministra explicó que “para el gobierno, conversar esta estrategia con los trabajadores es muy importante. Ellos nos han señalado la realidad de cada trabajador, que es muy distinta de un caso a otro”.

Matthei afirmó que “los equipos técnicos de Trabajo y Hacienda seguirán trabajando durante febrero, para posiblemente presentar estas medidas y legislar en marzo. Eso no signifique que estemos viendo que la crisis pueda llegar en marzo o abril, sino que queremos tener una legislación lista, consensuada y permanente, para que, cuando exista algún problema, comience a funcionar inmediatamente”.