Santiago. El peso chileno caería con fuerza este martes, en la antesala de una intervención cambiaria que llevará a cabo el Banco Central mediante un agresivo plan de compra de divisas, que apunta a frenar el avance de la moneda local y enfrentar un eventual deterioro externo.

A las 08:30 horas local, la moneda se cotizaba en CH$481 comprador y CH$485 vendedor con una baja de $17 con respecto al cierre de este lunes.

En un anuncio previo a lo esperado, el autónomo instituto emisor informó la tarde de este lunes -tras el cierre de los mercados- que iniciará a partir del miércoles un programa de acumulación de reservas por hasta US$12.000 millones, a través de subastas diarias por US$50 millones.

La decisión del Banco Central ocurre luego de que el peso cerró este lunes en niveles cercanos a las CH$465 unidades por dólar, un máximo en más de 32 meses y después de que en el 2010 acumuló un avance del 8,4%.

La última vez que el organismo emisor anunció una intervención cambiaria fue en abril del 2008.

La medida del organismo rector tomó por sorpresa a la mayoría del mercado que esperaba más bien una intervención en niveles de
CH$450 a CH$460 por dólar.

"Fue un poco antes de lo esperado, obviamente va a tener un impacto inmediato y debería subir cerca de 15 pesos a niveles de
CH$480 por dólar", dijo Matías Madrid, economista jefe del Banco Penta.

De hecho, el propio ministro de Hacienda, Felipe Larraín, anticipó en la víspera -tras el anuncio del Banco Central- que esperaba para esta jornada "un movimiento al alza del tipo de cambio que no sea insignificante".

"En el corto plazo va a impactar en el peso; va a hacer que vuelva a rangos de CH$485-CH$490 de aquí a una semana, claro que esto siempre va a tener un contrapeso y es cómo siga dándose el precio del cobre", dijo Claudio González, analista de la corredora Tanner.

El precio del cobre, principal exportación del país, ha subido de manera sucesiva en las últimas semanas a niveles récord, lo que junto a una debilidad global del dólar, ha empujado al peso hasta niveles que el Banco Central consideró necesario intervenir.

Pese a que algunos analistas prevén que los efectos de la intervención sean transitorios, el Banco Central espera que se contribuya a los "espacios para facilitar los ajustes reales en la economía nacional".