Beijing. La agencia de planificación económica de China presentó regulaciones para impedir que haya colusión entre las empresas y prácticas de fijación de precios monopolistas, lo que le confiere al gobierno más herramientas para controlar las presiones inflacionarias.

Las normas, que fueron anunciadas el martes y entrarán en vigor el primero de febrero, llegan luego de que Beijing indicara que asegurar la estabilidad de precios será una prioridad, y que estaba adoptando prácticas de competencia y fijación de precios más parecidos a los estándares internacionales tras adoptar una ley antimonopolio básica en 2008.

"En algunas industrias y áreas, las medidas contra la ley de competencia se están incrementando diariamente y los métodos para restringir la competencia están siendo constantemente actualizados. Varias formas de colusión de precios y de abuso de posiciones de monopolio están dañando seriamente los derechos legales y los intereses de los consumidores", afirmó en un comunicado la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China.

La ley antimonopolio implementada en 2008 contiene estipulaciones generales contra muchas de las acciones cubiertas en las nuevas regulaciones, incluyendo acuerdos de fijación de precios entre competidores y establecimiento abusivo de precios por parte de compañías con grandes cuotas de mercado. Pero las leyes chinas frecuentemente son tomadas como guías generales, y a menudo se requieren regulaciones adicionales para detallar los procedimientos de su aplicación.

En su declaración del martes, la comisión dijo que las nuevas regulaciones, al clarificar las reglas, ayudarían a las autoridades a cargo de hacer cumplir la ley y también a las empresas a acatarla. La entidad señaló que las nuevas regulaciones "dan un paso adicional para definir el límite entre legal e ilegal, clarificando los criterios a cumplir por los grandes actores que participan en la competencia de precio".

Bajo las nuevas reglas, se prohíbe a los competidores acordar precios, mientras que los socios comerciales no podrán establecer valores mínimos de reventa para los productos, dijo la comisión.

Las compañías que tienen una posición dominante en el mercado no podrán establecer "precios injustamente altos" para sus bienes y pagar valores demasiado bajos por sus insumos. Varias estrategias de precio anticompetitivas adoptadas por compañías con una cuota de mercado dominante también serán prohibidas, incluyendo la fijación de un precio para un bien por debajo de su costo de producción, utilizar descuentos especiales para expulsar del mercado a competidores y discriminar a través de los precios entre clientes similares.

Se considera que una compañía tiene una posición dominante si su participación en el mercado es de 50% o más. Dos empresas son consideradas dominantes si su cuota de mercado conjunta llega a los dos tercios, de acuerdo con las regulaciones.

Los precios al consumo en China subieron 5,1% en noviembre respecto al mismo mes de 2009, de acuerdo con datos oficiales, el incremento más rápido en más de dos años. En respuesta, Beijing ha buscado asegurar la oferta adecuada de alimentos y de otros productos básicos, y el banco central subió las tasas de interés dos veces en el cuarto trimestre de 2010 para combatir la inflación.

La ley antimonopolio adoptada en 2008 ha servido fundamentalmente como un mecanismo para bloquear o poner condiciones a las grandes fusiones. Las adquisiciones que involucran a compañías con una facturación anual de más de 10.000 millones de yuanes (US$1.520 millones) globalmente o 4.000 millones de yuanes en China solamente pueden ser completadas después de recibir la aprobación del Ministerio de Comercio.