Con una velocidad promedio de 300 kilómetros por hora, el tiempo para cubrir la nueva ruta de 2.298 kilómetros entre las dos ciudades se reduce de más de 20 horas a solamente ocho.

El primer "tren bala" salió a las 9 (hora local) desde Beijing y está previsto que llegue a Cantón a las 17, lo que supone 12 horas menos de recorrido en comparación con los trenes convencionales, según despachos de las agencias Xinhua y EFE.

Con el debut de la nueva línea, la red de alta velocidad ferroviaria de China llega a los 9.300 kilómetros, tiene paradas en las principales urbes del interior de China, entre ellas Shijiazhuang, Zhengzhou, Wuhan y Changsha y pasa por seis provincias en las que viven casi la mitad de la población (600 millones de personas).