Pekin. El banco central de China intensificó este viernes su lucha verbal contra la inflación y el exceso de liquidez, al afirmar que desplegará un amplio rango de herramientas monetarias para evitar las presiones inflacionarias y las burbujas de activos.

Hu Xiaolian, una vicegobernadora del Banco Popular de China, dijo que la política monetaria en la segunda mayor economía del mundo debe ser prudente para controlar la inflación, que alcanzó un máximo de 28 meses del 5,1% interanual en noviembre.

"La tarea más importante de nuestra política monetaria el próximo año es que la oferta de dinero vuelva a la normalidad", dijo Hu en una reunión con banqueros chinos.

"La expansión del crédito bancario debe ir al ritmo de los principales objetivos económicos, especialmente en lo que respecta a metas de crecimiento económico e inflación", agregó.

Este mes, líderes chinos dijeron que la lucha contra la inflación era la prioridad para el 2011 y ratificaron un cambio hacia una postura monetaria "prudente" desde la anterior "adecuadamente expansiva".

Hu comentó que el banco central usará una combinación de herramientas monetarias, entre ellas las tasas de interés, los requerimientos de reservas y las operaciones de mercado abierto para conducir la política a la normalidad.

"El tono básico es consistente con las expectativas del mercado", dijo David Cohen, economista de Action Economics en Singapur.

"Son parte de un conjunto de herramientas que han estado usando desde un punto de vista multi-dimensional con el fin de ajustar la liquidez y la inflación", agregó.

Hu destacó la importancia de incrementos diferenciados en los requerimientos de reservas de bancos seleccionados, una herramienta usada en dos oportunidades en los tres meses de este año en que no hubo anuncios públicos.

"El banco central usará ratios de reserva diferenciados en una manera dinámica de complementar las herramientas monetarias tradicionales, tales como tasas de interés, ratios de requerimientos de reservas y operaciones de mercado abierto", agregó.

El banco central ha elevado el encaje bancario seis veces en lo que va del año en un intento por reducir el exceso de efectivo del sistema bancario para frenar la inflación.

El ratio de requerimientos de reservas alcanzó un récord del 19 por ciento para algunos de los mayores bancos del país.

Los dichos de Hu probablemente refuercen la especulación del mercado de que es inminente una probable alza de tasas de interés o del encaje en China.

Muchos inversionistas creen que China se apresta a endurecer pronto su política como un golpe contra la inflación, pero los inversionistas están divididos sobre si la medida será antes de que termine el año.

Bank of Communications, el quinto más grande del país, dijo el viernes que espera que el banco central incremente el encaje en al menos 200 puntos básicos el próximo año.

Según la mediana de los pronósticos de un sondeo de Reuters a 19 analistas, los requerimientos de reservas llegarán al 20 por ciento a fines del 2011.

La postura monetaria del banco central es un voto de confianza al sólido crecimiento económico del país, admitió Hu.

"En general, la demanda externa ha mejorado y la velocidad de crecimiento económico de China camina sobre terreno sólido. Seremos capaces de mantener un crecimiento económico relativamente acelerado y estable al implementar una política monetaria prudente", agregó.