Pekin. China instó este martes a las autoridades europeas a respaldar sus duras palabras con acciones al mostrar que pueden contener los crecientes problemas de deuda de la zona euro y sacar pronto al bloque de su crisis.

China, que tiene una porción no revelada de sus US$2,65 billones en reservas oficiales en el euro, dijo que respalda los pasos adoptados por las autoridades europeas hasta el momento para abordar los problemas de deuda de la región, pero aclaró que le gustaría ver que las medidas tengan más efectos.

"Estamos muy preocupados sobre si la crisis de deuda europea puede ser controlada", dijo el ministro de Comercio de China, Chen Deming, en un diálogo comercial entre Pekín y la Unión Europea.

"Nosotros queremos ver si la UE es capaz de controlar los riesgos de deuda soberana y si el consenso se puede traducir en acciones reales que permitan que Europa salga de la crisis financiera pronto y en buena forma", agregó.

Las preocupaciones de que los problemas de deuda de Europa se propaguen más allá de la periferia de la zona euro para tragarse a grandes economías como España e Italia han pesado sobre los mercados financieros mundiales este año y han cobrado su precio sobre el euro.

En parte para proteger sus inversiones, China ha expresado reiteradamente su respaldo a la moneda única del bloque de 27 países.

En octubre, el primer ministro Wen Jiabao prometió comprar bonos del gobierno griego una vez que Grecia regresara a los mercados de deuda, en una muestra de apoyo al país cuyo enorme déficit llevó a la zona euro a la crisis y necesitó de un rescate internacional.

El viceprimer ministro de China, Wang Qishan, dijo este martes que Pekín ha hecho su parte para ayudar a aliviar los problemas de deuda de Europa y expresó sus esperanzas de que la crisis pueda ser resuelta pronto.

"China respalda la serie de medidas de la UE y el FMI para estabilizar a los mercados financieros, y China ha tomado acciones concretas para ayudar a algunos países europeos a lidiar con su crisis de deuda soberana", dijo Wang al inicio del diálogo comercial.

"La UE ha tomado medidas activas para lidiar con la crisis de deuda y nosotros esperamos que las medidas puedas lograr algunos resultados lo antes posible", agregó.

Pero destacó que los riesgos abundan, dada la débil demanda mundial y la volatilidad de los mercados financieros que están inundados con un exceso de liquidez.

Por su parte, Wang dijo que China implementaría una política monetaria prudente para garantizar que la segunda mayor economía mundial pueda seguir creciendo a un ritmo rápido y sostenible.

Economía de mercado

Las negociaciones comerciales anuales entre China y la Unión Europea es una oportunidad para que las dos grandes economías busquen un acuerdo en varios temas que han generado tensiones en los últimos meses.

China está preocupada por lo que ve como un creciente proteccionismo europeo y aplicación de aranceles comerciales.

El ministro Chen dijo que Pekín espera que la Unión Europea pueda reconocer a China como una economía de mercado lo antes posible.

China ansía ese reconocimiento ya que la haría menos vulnerable a acusaciones de dumping bajo las normas de la Organización Mundial de Comercio.

En otras declaraciones, Wang dijo que Pekín espera que Europa pueda levantar las restricciones a las exportaciones de alta tecnología a China.

Europa, a su vez, instó a China a mantener sus mercados abiertos a la firmas europeas.

"China trajo a los consumidores europeos una amplia variedad de productos asequibles. Esto nos ha beneficiado a ambos. Pero ahora es esencial para ambas economías que China tenga un clima de negocios abierto", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia.