Pekin. China reformó su política monetaria hacia una postura prudente tras una posición moderadamente flexible, según lo decidido este viernes por los líderes del Partido Comunista, un cambio que podría allanar el camino a más alzas de tasas de interés y controles al crédito.

Al mismo tiempo, el Politburó decidió mantener una política fiscal proactiva, una señal de que el gobierno quiere continuar aumentando la inversión pese a endurecer sus medidas para controlar la inflación.

Eso quedó claro este jueves, cuando fuentes dijeron a Reuters que China está considerando invertir hasta 1,5 billones de dólares en cinco años para promover la producción de tecnologías de alto valor.

Los mercados globales y los chinos en particular no fueron muy afectados por los anuncios, ya que los inversionistas vieron en el nuevo lenguaje una afirmación de un endurecimiento gradual que Pekín ya comenzó a implementar.

Pero mientras el cambio en la descripción de las políticas habían sido discutidas por varias semanas por los asesores del banco central, la decisión del Politburó, publicado por la agencia oficial Xinhua, podría marcar todavía un decisivo punto de inflexión.

"Significa que todos los tipos de herramientas de política monetaria para controlar la liquidez y para controlar la inflación pueden ser usados ahora", dijo Ken Peng, economista de Citigroup en Pekín.

"En el pasado, hemos estado claramente centrados en medidas administrativas. Más adelante , podríamos estar usando más ajustes de precios mediante tasas de interés", agregó, y auguró que esperaba cinco incrementos de tasas hasta fines del próximo año.

China ha elevado las tasas de interés sólo una vez este año y ha guiado su política monetaria de vuelta a la normalidad desde la postura sumamente flexible que adoptó para enfrentar la crisis financiera global.

En vez de eso, ha usado herramientas cuantitativas para hacer el trabajo pesado, elevando oficialmente los requerimientos de reservas cinco veces.

"Comparado con este año, la política del próximo año tendrá tendencia hacia el endurecimiento", dijo Xia Bin, asesor académico del banco central, a Reuters.