Nueva York. El cobre rebotó desde un mínimo de casi dos semanas para cerrar al alza el viernes, al mejorar la confianza en el mercado tras la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Mubarak entregó el poder a las fuerzas armadas, con lo que puso fin a 30 años de gobierno autocrático, al ceder a la incesante presión del ejército y de los manifestantes que exigían su salida.

Los precios del cobre siguieron una tendencia similar en los mercados mundiales de acciones que también rebotaron, debido a que la salida de Mubarak revivió parcialmente el apetito de los inversores por el riesgo.

"Ahora que el riesgo de una transición violenta en Egipto ha disminuido, da espacio a que la economía global se siga expandiendo", dijo Ralph Preston, analista de futuros de HeritageWestFutures en San Diego, California.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró con US$10 al alza, en US$9.961 por tonelada, frente a un mínimo de sesión previo de US$9.838, su menor nivel desde el 1 de febrero.

En la división de metales Comex de la Bolsa Mercantil de Nueva York, el cobre para entrega en marzo perdió 0,75 centavos, para cerrar a US$4,5360 por libra, cerca del mayor nivel de un rango de sesión entre US$4,4810 y US$4,5795.

Los precios del cobre, respaldados por las expectativas de un robusto crecimiento de la demanda global este año y por un declive de la producción, han logrado mantenerse a flote pese a que aumentaron las presiones por tomas de ganancias esta semana.

En otros metales, el aluminio cedió US$41, a US$2.496 por tonelada.

El estaño a tres meses tocó un nuevo récord de US$31.800 por tonelada, antes de cerrar con ganancias de US$275, a US$31.775.