Bogotá. El total de hectáreas despojadas o forzadas a dejar por causa del desplazamiento entre 1980 y julio del 2010 asciende a 6,6 millones de hectáreas, sin contar los territorios colectivos.

Esta cifra es equivalente al 12,9% de la superficie agropecuaria del país, según lo que reveló la III encuesta nacional de verificación de los derechos de la población desplazada.

El informe presentado por el investigador académico Luis Jorge Garay, destaca que el masivo despojo o abandono forzado de tierras ha afectado, por lo menos, a 434.099 grupos familiares.

Explica la encuesta que alrededor del 79,3% de la tierra abandonada se registró en la década de 1988 y 2008; un 15,4% se perdió entre 1980 y 1997, mientras que entre 2009 y julio del 2010 fue abandonado el 5,4%.

Luis Jorge Garay explicó que Antioquia y Chocó son las regiones más afectadas con el despojo de las tierras con 1,9 millones de hectáreas.

En Caquetá, Cauca, Nariño, Putumayo y Buenaventura abandonaron por diversas razones 1,5 millones de hectáreas; en Meta, Arauca y Casanare, el despojo afectó a un millón de hectáreas y en las otras regiones el despojo afectó a por lo menos 2,2 millones de hectáreas.

El muestreo indica que los grupos familiares desplazados y despojados de sus tierras identificaron a los paramilitares como los mayores arrebatadores de tierras, seguidas de las subversivas Farc.

"Grupos guerrilleros sin identificar y grupos armados no identificados participan con cerca de una tercera parte de los grupos causantes del desplazamiento forzado", dice la encuesta dada a conocer en el seminario serie Houston2012 La tenencia y el uso de la tierra en Colombia, apoyado por la embajada de Estados Unidos, Usaid y Acción Social de la Presidencia de la República.

La información revelada por Luis Jorge Garay indica que el 53% de los grupos familiares despojados de sus tierras considera que sus propiedades se encuentran abandonados; y una tercera parte no sabe que ha pasado con sus propiedades.

Apenas un 6% logra explotarlo directa o indirectamente y un porcentaje similar sabe que estarían ocupados sin su consentimiento, aparte de que otro 3% identifica otras formas de despojos.