Cerca de un punto por encima de lo que se espera termine la inflación para este año de entre 2,6% y 2,7%, el gobierno determinó que el incremento del salario mínimo para un poco más de siete millones de colombianos será de 3,4%, es decir que llega hasta 532.510 pesos mensuales (US$262).

El salario mínimo para 2011 será de 569.100 pesos (US$280) con el subsidio de transporte. El alza del subsidio al transporte pasó de los actuales 61.500 pesos a 63.591 pesos.

El presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez se mostró decepcionado con la decisión del gobierno de elevar el salario mínimo para cerca de siete milliones de colombiano en apenas el 3,4%. Los sindicalistas pedían 7% mientras los empresarios se mantenían en 3%.

Gómez dijo que en la decisión del gobierno se impuso el criterio de los empresarios. Indicó que de nada sirvieron las recomedanciones del Vice presidente Angelino Garzón que había descalificado un incremento de alrededor 3%. La generosidad del gobierno del Presidente Santos equivale a 32 pesos diarios, destacó un disgustado el dirigente sindical.

Revela el comunicado de prensa que ante la falta de acuerdo entre trabajadores y empresarios en cuanto al incremento del salario mínimo para 2011, el gobierno nacional expidió los decretos 4834 y 4835 que definen un aumento del 3,4% en el salario mínimo a partir del primero de enero del próximo año y un reajuste en el subsidio de transporte.

El incremento significa, que el salario mínimo será de 532.500 pesos y el subsidio de transporte pasará a 63.600 pesos mensuales.

Este ajuste busca hacer realidad dos de los objetivos fundamentales del gobierno: la reducción de pobreza y la generación de oportunidades de trabajo formal para todos.

El gobierno nacional incrementará el poder adquisitivo de los trabajadores y sus familias porque es casi un punto superior a la inflación, lo que favorece el consumo interno y dinamiza la demanda, precisa el informe de prensa.

El ministro de la Protección Social Mauricio Santa María Salamanca, informó que el incremento favorece la creación de 2,4 millones de nuevos empleos y la formalización de 500.000 puestos de trabajo, siendo consistente con el compromiso fundamental del gobierno de mejorar el bienestar de los colombianos, en especial de los más vulnerables.