Bogotá. “Esperamos que las calificadoras tengan la mano en el considere (corazón) y consideren que Colombia lo está hacienda bastante bien”, para merecer el grado de inversión.

Con esta frase el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, manifestó que en los próximos días sale a tratar de convencer a las firmas calificadoras de riesgo (Standard and Poor's, Moody's Investors Sewice y Fitch Ratings) para conseguir este propósito.

“Yo voy a hablar con ellas en Calgary en los encuentros del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) para mostrarle qué está pasando en Colombia, de manera que tengan confianza”, dijo Echeverry.

Durante los encuentros del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, el ministro de Hacienda aprovechará la reunión para reunirse de nuevo con las calificadoras en Washington.

“También les expondré a las agencias calificadoras el curso de la economía colombiana”, dijo el funcionario.

Los más recientes movimientos de las agencias calificadoras de riesgo se registraron en junio de 2007 cuando Standard and Poor´s le otorgó el grado de inversión a las nuevas emisiones de bonos en moneda extranjera y en junio de 2008 Moody´s elevó la calificación de Colombia de la deuda en moneda extranjera.

Desde entonces voceros del gobierno colombiano aguardan la esperanza que el país retorne al club de países con grado de inversión por primera vez desde 1999, cuando se perdió esa calificación.

Las calificadoras consideran varios aspectos para otorgar el grado de inversión, entre ellos, están: riesgo político, ingresos, proyecciones de la economía, flexibilidad fiscal, deuda del gobierno, estabilidad monetaria, deuda externa pública y privada.

El ministro de Hacienda admitió que se requieren más rapidez en el andar de las cinco locomotoras y mantener la seguridad democrática.

El ministro de Hacienda se mostró preocupado por excesivo endeudamiento externo del sector privado. “Se debe tener cautela en el endeudamiento del sector privado. La deuda es la diferencia entre lo que uno es y lo que cree que es; entonces nunca excedernos en nada y menos, las empresas privadas en endeudamiento externo”.

Una de la grandes frustraciones del exministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga de la administración del expresidentes Uribe, fue la no consecución del anhelado grado de inversión.