En el marco de una conferencia sobre el accionar del narcotráfico en Latinoamérica, el ex vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, reveló que en Centroamérica circulan más de US$18,000 millones provenientes de esa actividad ilícita.

Stein, que presidió la denominada Comisión de la Verdad y la Reconciliación Nacional, expresó que ese dato es producto de una investigación realizada sobre el lavado de dinero en América Central, como uno de los temas más importantes sobre el cual hacer propuestas a los gobiernos y a los sectores privados, en el caso de la banca y de las aseguradoras para evitar en la medida de lo posible que estas naciones sean usadas como un lugar de lavado de activos.

Stein dijo que esos estudios reflejan que los países de Centroamérica están siendo utilizados por la cantidad enorme de recursos derivados de los ilícitos a que se dedican los carteles de la droga, el tráfico ilegal de personas y el contrabando de armas.

Indicó que las autoridades mexicanas han indicado que al desplazarse los “Zetas” hacia Centroamérica han movido cerca de US$ 6,000 millones en negocios, pero en realidad esa cantidad es de US$18,000 millones, calculó, pues también se juntan las cantidades que origina el contrabando de armas y el tráfico de personas.

Indicó que parte de ese dinero tratan de depositarlo en el sistema financiero normal de miles de formas y es por eso que el estudio está planteando medidas para impedir que los bancos de los países no sean contaminados.

“Blindajes”. El vicepresidente de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), Venancio Bueso, dijo que no tenía conocimiento respecto a la fuente de la denuncia, pero que respetaban la opinión emtida por el señor Stein, a quien lo consideran una persona seria.

“Los bancos de manera constante rechazamos depósitos en dólares porque las personas no pueden justificar de dónde los han obtenidos.

En Honduras, así como en otros países de Centroamérica circula una buena cantidad de dólares en efectivo”, confirmó el banquero.
Para el financista, existe un importante flujo de este billete verde en los bancos diseminados cerca de la frontera con El Salvador porque esta es la moneda de libre circulación en el vecino país.

Además, es más difícil reportar si la fuente corresponde a dólares “limpios” o no, pero en otras partes del territorio nacional, la banca se abstiene de recibir estos recursos por considerarlos de dudoso proceder.

Bueso indicó que el sistema financiero posee varias políticas y normativas internas de cada banco para impedir el ingreso al sistema bancario de dinero procedente del crimen organizado y narcotráfico.

“Creemos que, en una primera instancia, se debe conocer al cliente que apertura una cuenta, se debe investigar cuál es el origen de los fondos.

Además está establecido reportar las transacciones efectuadas por US$10,000 o su equivalente en lempiras mediante la presentación por escrito de un formulario para remitirlo a la Unidad contra el delito financiero de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y estos se la envían para su investigación al Ministerio Público.

Además, cada banco tiene políticas internas para permitir la cantidad de dólares que de manera periódica recibirá de dólares en efectivo.

“Gracias a esas denuncias, continuó, es que las autoridades iniciaron procedimientos de incautación de bienes e investigaciones”, reveló Bueso.
Hasta ahora, lo que se ha detectado es que Honduras es paso para el transporte de narcodolares a otros países. El más reciente caso fue la captura en Nicaragua de supuestos periodistas mexicanos que pasaron por nuestro territorio portando más de US$9 millones.