Guatemala. En el país se detectan 371 mil 177 mipymes activas y las cuales significan  el 35% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. La mayoría se ubica en el departamento de Guatemala.

Las micro, pequeñas y medianas empresas activas, clasificación conocida como Mipymes, representan el 35% del PIB del país,  según la primera medición oficial de ese segmento.

Los datos surgen de la creación del Sistema Nacional de Información del sector, divulgado esta semana por las autoridades del país.

Por región el 44.3% de las empresas activas se ubican en el departamento de Guatemala, le sigue 5.6% Quetzaltenango, 3.9% Escuintla y 3.6% Sacatepéquez.

Respecto al sector económico el 88.3% correspondió en el 2015 a personas individuales, 9.69 a sociedades anónimas y otras 14 clasificaciones.

“Poseer un dato oficial y de una fuente estadística confiable nos indica cual es el tamaño del esfuerzo que tiene que lograr la política pública para generar mejor condiciones para ese segmento” afirma Sigfrido Lee, economista.

De las 29 mil 647 cotizantes al IGSS, 36.6% eran micro empresas, 47.1% pequeñas, 11.2% medianas y el 5.1% grandes.

Ezrra Orozco, viceministro de Desarrollo de la Mipyme, dijo que la estadística podría incluso ser más alta, ya que el boletín no integra a los negocios que se encuentran en la informalidad.

Datos anteriores a esta primera medición oficial reflejaban, de forma empírica, según Orozco, una participación de las Mipymes del 40% del PIB.

Primeras estadísticas oficializan aporte de las micro, pequeñas y medianas empresas a la economía. Datos fueron recopilados por el Mineco y validados por el INE y la SAT.

Las cifras publicadas corresponden al 2015, pero el viceministro asegura que se actualizarán cada año.

La muestra fue validada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), instituciones de donde también se tomaron datos, al igual que del Registro Mercantil, del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Banco de Guatemala, Ventanilla Única de Exportaciones, y otras dependencias.

El boletín hace referencia a todas la empresas registradas, las cuales suman 788 mil 313, de las cuales el 47% están activas.

En conjunto, las activas y los servicios que prestan los profesionales reportaron ventas anuales por Q500 mil 213.3 millones en el 2015.

En las estadísticas también se nota el importante peso de las grandes empresas ya que significaron, según ese reporte, el 64.98% de ventas, mientras que las Mipymes conforman el restante 35.02%, con ventas de Q175 mil 177 millones.

La pequeña y mediana empresa tiene un aporte del 15% cada una, mientras que las micro llegan a 4.5%.

Isidro Quevedo, supervisor de Estadísticas Tributarias de la SAT, explica que el segmento de las Mipymes aporta el 30% de los impuestos anuales.

Tanto Quevedo como Fredy Gómez, subgerente técnico del INE, refirieron la importancia de estas estadísticas y que de mantener la medición podrán sean comparables y ser útiles para que el país fortalezca sus políticas públicas relacionadas al sector.

El viceministro dijo que uno de los objetivos es que sean utilizadas por el Gobierno para la toma de decisiones.

Orozco agregó que el 25% del presupuesto del Ministerio está destinado a proyectos y programas para el sector de las Mipymes.

Se estima que también significan el 85% del empleo.

El segmento también incluye a Mipymes exportadoras, además de estar en el plan de convertirse en proveedores del Estado.

Se determinó que del total de compañías se exportaron Q62 mil 891 millones, dentro de las cuales 4 mil 444 empresas —51%— fue vendido por Mipymes.

Además, de las 20 mil 698 empresas que aparecían como proveedoras del Estado en el 2015, 96.8% están clasificadas como Mipymes.

El primer boletín y la creación del sistema de medición fue apoyado por el Gobierno de Taiwán, país que sabe de la importancia de ese segmento para el desarrollo de la economía, agregó Orozco.

“Poseer un dato oficial y de una fuente estadística confiable nos indica cual es el tamaño del esfuerzo que tiene que lograr la política pública para generar mejor condiciones para ese segmento” dijo Sigfrido Lee, economista experto en temas de Mipymes.

El poseer los datos desagregados permite que las políticas que se diseñen sean focalizadas en cada estrato y fortalecerlas, agregó el consultor.

Sin embargo, explicó que no quiere decir que todas las empresas vayan a ser grandes sino lo que se tiene que buscar es que sean robustas porque ese segmento es muy vulnerable.

“Guatemala tiene impulso para los emprendimientos, pero lo que nos dicen estas estadísticas es que muy pocas logran progresar a generar más de 10 empleos” y eso es parte de lo que se tiene que apoyar para salir adelante, dijo Lee, quien fue gerente del INE y viceministro de las Mipymes.

Explicó que uno de los problemas para las micro y pequeñas es el acceso al financiamiento mientras que las empresas medianas lo que necesitan es acceso a mercado.

El experto cree que el país debe trabajar en formalizar empresas y negocios, pero a la par de eso disminuir cobros y “tramitología”.

“La formalidad es cara y la visión que muchos tienen es que les trae pocos beneficios, y se mira solo como el pago de impuestos, y al hacer su análisis económico prefieren no inscribirse” agregó Lee.