Sao Paulo. Las acciones brasileñas terminaron el viernes prácticamente sin cambios, en una jornada volátil en la que el mercado cerró posiciones y puso la mirada en la reunión de líderes europeos que se realizará la próxima semana., mientras que el real volvió a depreciarse.

El índice referencial Bovespa terminó con una leve alza de 0,09% a 58.600 unidades. El monto transado en acciones fue de 4.500 millones de reales (US$2.400 millones).

Por la mañana, el Bovespa registró una subida más contundente después de que se dieron a conocer datos positivos del mercado del trabajo en Estados Unidos. Pero el impulso perdió fuerza poco después.

Entre las acciones de mayor peso, la preferencial de Petrobras cerró con una subida de 0,09%, a 22,33 reales (US$11), mientras que la de Vale cayó un 0,75%, a 39,46 reales (US$21).

El analista João Luiz Piccioni, de Petra Asset, dijo que gran parte del movimiento de la bolsa paulista se debió a noticias corporativas.

"Hubo noticias relevantes de Gerdau y todo el sector cerró más motivado", dijo, citando que Tarpon Investimentos pasó a contar con un 15,33% del total de acciones preferenciales de la firma.

La acción de la empresa subió un 0,96%, a 15,80 reales (US$7).

La firma Hypermarcas, en tanto, registró la mayor alza del índice, con un 9,04% a 10,25 reales, después de un reporte de un periódico que dijo que el banco BTG Pactual estaría en negociaciones para ingresar al bloque controlante de la empresa.

En el otro extremo, Banco do Brasil registró la mayor caída, con un descenso del 2,52% a 23,21 reales.

El viernes, la clasificadora Standard & Poor's dio una nota "BB" al bono perpetuo del banco.

Real se deprecia. Las preocupaciones por la crisis europea provocaron además una nueva depreciación del real brasileño, en línea con el movimiento del dólar en el exterior, que ganó impulso con la divulgación de datos de empleo mejores a lo esperado en Estados Unidos.

El real se desvalorizó un 0,55%, cotizando a 1,8509 unidades por divisa estadounidense. En la sesión, la moneda osciló entre un nivel máximo de US$1,8379, equivalente una valorización del 0,16%, y un nivel mínimo de US$1,8568, un debilitamiento del 0,87%.

En la semana, el real se apreció cerca de un 0,94%.

"Esta indefinición en Europa va a seguir siendo la piedra en el zapato del mercado por algún tiempo", comentó el gerente de la correduría de cambio Treviso Reginaldo Galhardo. "Con eso, vamos a tener días de corrida a activos más seguros, lo que es benéfico para el dólar", añadió.