México.- Las señales recientes de desaceleración de la economía de México podrían ser un reflejo de la incertidumbre inversora por el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y los objetivos del futuro gobierno local, advirtió hoy domingo el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su informe semanal, el CEESP recordó que la economía mexicana se contrajo 0,1%  en el segundo trimestre con respecto al periodo previo, con base en cifras ajustadas por estacionalidad, de acuerdo con datos oficiales preliminares difundidos el pasado 31 de julio.

El CEESP dijo que este resultado pudo verse generado por varios temas internos y externos que hacen a empresas y consumidores mantener cautela en cuanto a sus decisiones de inversión y consumo.

"Temas como la renegociación del TLCAN, las propuestas de revisión e incluso de la posibilidad de echar para atrás algunas de las reformas estructurales aprobadas, como la educativa y la de energía, sin duda ponen en alerta a los inversionistas", dijo el CEESP.

"Asimismo, hasta el momento no hay nada claro en las negociaciones del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, sobre todo cuando este último país parece estarse alejando de la mesa", agregó.

Los equipos negociadores del TLCAN de Estados Unidos y México retomaron esta semana en Washington, por segunda ocasión consecutiva, los esfuerzos por avanzar en la modernización del pacto iniciados hace un año, con la participación de Canadá vía remota, a través de funcionarios mexicanos.

El CEESP dijo que el alejamiento de Canadá de la mesa de negociación podría estar abriendo espacio para concretar más bien un acuerdo comercial bilateral entre Estados Unidos y México, que de igual forma podría demorar su firma final por los tiempos requeridos.

Por otro lado, el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dijo que la posición del nuevo gobierno, que asumirá funciones el próximo 1 de diciembre, en cuanto a desechar algunas reformas estructurales, ha generado preocupación entre inversionistas.

De cumplirse la marcha atrás en los proyectos emprendidos por el presidente saliente Enrique Peña Nieto se podría poner en aprietos la posibilidad de elevar el ritmo de crecimiento de la economía en el corto y mediano plazo, advirtió.

"El mercado interno comienza a resentir esta coyuntura y a moderar su ritmo de avance", dijo el CEESP.

"Sin duda, la coyuntura requiere de un entorno en el que las empresas identifiquen un ambiente de certidumbre jurídica y pleno estado de derecho, que sirva de estímulo para incrementar la inversión productiva", indicó el CEESP.

El veterano político opositor Andrés Manuel López Obrador es el virtual presidente electo de México tras los comicios celebrados el pasado 1 de julio, en los que triunfó con promesas de acabar con la arraigada corrupción, y con los altos índices de violencia y de desigualdad social.

El futuro mandatario ha propuesto revisar millonarios contratos públicos de la administración de Peña Nieto, así como eliminar parte de algunas de las reformas estructurales.