México. México evitará una confrontación con Estados Unidos en lo político y comercial a través de la negociación, pero también expandirá su horizonte a otras latitudes como Asia, afirmó hoy el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Benjamín Temkin.

     El académico dijo, en entrevista con Xinhua, que la relación entre México y Estados Unidos se encuentra en un "impasse" (estancamiento), ante lo cual los mexicanos trabajan en una serie de medidas que demuestran las fortalezas del país y promueven la unidad nacional "para resistir las presiones del nuevo gobierno estadounidense".

     "México quiere seguir manteniendo relaciones comerciales con Estados Unidos, pero tampoco está dispuesto ahora a que le dicten condiciones, y que ningún gobierno mexicano va a poder aceptar", enfatizó el autor del libro "El Arte del Trato", al señalar que el presidente Donald Trump pensó que podría debilitar al país latinoamericano a través de presiones.

     Trump está ocupado en otros temas como el de suspender la entrada de refugiados y otros asuntos públicos; "acá, en México, lo que se está tratando es de adaptarse a la nueva situación y voltear a Europa, China y a otros países latinoamericanos", reiteró Temkin.

     La intención de Trump es renegociar con México el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), sin embargo también existe la amenaza estadounidense de imponer un arancel del 20% a los productos mexicanos para cubrir el costo de levantar un muro en la frontera de ambos países, explicó el académico.

En coincidencia y en una entrevista por separado con Xinhua, el presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac), Enrique Vargas del Villar, calificó de "inaceptable" la pretensión de un gravamen del 20% a productos mexicanos, tras sostener que con esto se ignora la existencia de un acuerdo comercial.

     "Se habla del diálogo y, por ahora, la negociación no ha empezado para el TLCAN, pero lo que sé es que nadie va a negociar con debilidad", sostuvo Temkin al asegurar que el impuesto del 20 por ciento a los productos provenientes de México no sólo afectará a los mexicanos, sino también a los consumidores estadounidenses.

     En opinión del académico, el presidente de Estados Unidos debe pensar dónde va a comprar todo lo que exporta México a su país.

     En coincidencia y en una entrevista por separado con Xinhua, el presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac), Enrique Vargas del Villar, calificó de "inaceptable" la pretensión de un gravamen del 20% a productos mexicanos, tras sostener que con esto se ignora la existencia de un acuerdo comercial.

     Sostuvo que la Anac apoya al gobierno federal en buscar la manera de renegociar el TLCAN, aunque aclaró que "sólo aceptaremos condiciones favorables para nosotros, no sólo para Trump".

     El también alcalde de Huixquilucan (estado de México, centro) y perteneciente al opositor Partido Acción Nacional (PAN) aseguró que México cuenta con sus fortalezas que van más allá de lo comercial y, por ello, "pese a lo que suceda con Estados Unidos, México siempre va a salir adelante".

     "Estados Unidos compra a México el 62% de vegetales que consume, 35% de frutas, 16% de comida para hornear, 14% de comida conservada, 10% de carnes y si a todo esto le van a imponer un 20% de aumento, lo primero que van a causar es que sus ciudadanos sufran este encarecimiento", subrayó el presidente de la Anac.

     En ese sentido, Vargas del Villar aseguró que el 82,6% de las exportaciones de México se dirigen a EE.UU. y por tal, dijo, no debe depender a ese grado de un solo país, "puede y debe diversificar sus exportaciones a América Latina, a Europa, y a China y Japón, a donde actualmente exportamos menos del 1%".

     Este miércoles, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció el inicio de una consulta con representantes del Congreso, del sector productivo y gobernadores del país para la revisión del TLCAN.

     Este proceso, el cual durará 90 días, forma parte de un diálogo "para construir el nuevo marco referencial en la relación entre México y los Estados Unidos", explicó el presidente de México.

     "Queremos que sea incluida una cláusula de movilidad laboral en el TLC. Esto es, que los mexicanos que sean contratados por empresas para trabajar en Estados Unidos reciban facilidades para su estancia en ese país. De la misma manera, los estadounidenses que sean contratados por empresas para trabajar en México, tengan las condiciones administrativas para facilitar su trabajo", propuso Vargas del Villar.

    

      Por su parte, Temkin quien además cuenta con un doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Columbia, Nueva York, Estados Unidos, consideró que México debe mantener su firmeza y unidad nacional para negociar con el país vecino del norte, resaltar su lenguaje a favor de la globalización, del comercio internacional y de la inversión, del combate a la corrupción y del establecimiento de salarios dignos.

     "México había renunciado al fomento del consumo interno y no es el único país. Sabemos que China ha cambiado su orientación a mayor consumo interno en los últimos tiempos, y que tendrá que hacer algo similar México, y seguir buscando pero sin cerrarse al mundo y buscar más tratados comerciales", puntualizó el catedrático.

     Peña Nieto canceló la semana anterior un encuentro previsto para el 31 de enero con Trump, luego de que el mandatario estadounidense firmó una orden para la construcción del muro fronterizo e insistió en que México lo pague.

     Esta situación aumentó las tensiones, a tal grado que aún no se define su próxima fecha de encuentro, aunque también se aclaró por ambos lados que el diálogo sigue a nivel de funcionarios de gabinete y en espera de una próxima negociación del TLCAN.