Errores, demoras y corrupción cometidos por empleados de dependencias gubernamentales están costándole dinero a los exportadores. El presidente de la Federación de Agroexportadores de Honduras (FPX), Enrique Miselén, señaló que están en proceso de investigar si estos actos se están cometiendo con mayor periodicidad en el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasa) o en la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI).

"Los empleados de ciertas unidades gubernamentales no deben de estar sujetos al vaivén político, sino que deben prevalecer los criterios técnicos para evitar la comisión de errores, que nos están costando dinero", dijo.

"No sé si estos obstáculos se cometen por ignorancia o para pedir otras cosas. Empleados de segunda y tercera categoría proponen esas situaciones y obligan a los empresarios a pagar una mordida, porque si no se atrasa su producción o su negocio", dijo.

El Cohep inauguró ayer una unidad de negocios para asistir a los empresarios en el proceso de exportación.