América Latina, y sobre todo Brasil, se perfila como la nueva estrella de las fusiones y adquisiciones del mundo, junto a los ya clásicos mercados asiáticos y ante una alicaída economía europea, mientras el globo comienza a activarse en este tipo de operaciones.

Las fusiones y adquisiciones prometen estar este año mucho más activas que en 2011 y, aunque parezca contradictorio, una de las razones es precisamente la crisis económica. Casi todos los sectores reflejarán una baja importante en sus ventas o márgenes y, dadas las nuevas restricciones de la banca, los créditos estarán cada vez más escasos. “Brasil entrará en un proceso de desaceleración que empujará los procesos de fusiones y adquisiciones”, dice Cristián Cerna socio director de Alta Dirección.

Otro punto favorable para estas operaciones es que la mayoría de los países muestran un cambio positivo en las capacidades financieras de las empresas para involucrarse en fusiones y adquisiciones, dice Daniel Pérez, Director Corporate Finance KPMG en Chile.

“Las operaciones entre empresas de Latinoamérica han venido aumentando en los últimos años; esperamos que se mantengan así y no sólo en las grandes empresas sino también en el tamaño mediano”, dice Pérez. 

A su juicio, junto a Brasil, estarán Perú y Colombia liderando estas operaciones.

Los buenos balances de las compañías y los altos precios de los commodities dan liquidez, lo que posibilita que muchas empresas puedan crecer de manera inorgánica, dice Javier Vergara socio del área de consultoría en transacciones de Ernst & Young. “Los mercados emergentes y asiáticos están bien posicionados para dirigir las fusiones y adquisiciones en 2012, en concreto, Brasil donde el efectivo a disposición de las principales sociedades creció un 94% en los últimos dos años”, dice un informe de Allen y Overy, expertos legales de empresas internacionales.

Las perspectivas son buenas y se prevé que a medida que avance 2012 el número de operaciones se eleve en todos los países, dice Laura Sanz subdirectora de Transactional Track Record (TTR) que, junto a IE Business School, realiza un reporte trimestral sobre Fusiones y Adquisiciones. "Brasil tiene una mayor influencia en el exterior que otros países latinoamericanos y eso está influyendo en esta actividad".

Más del 70% de los profesionales de las fusiones y adquisiciones en América Latina esperan que el volumen de las operación crezca, dice una encuesta realizada a 160 expertos del mundo corporativo, de las finanzas y asesores legales, por el sitio IntraLinks y la empresa MergerMarket. “China, Brasil e India son vistos como los mercados emergentes que ofrecen más actividad en oportunidades de fusiones y adquisiciones”, dice el sondeo. Eventos deportivos como la Copa Mundial Brasil 2014 y los Juegos Olímpicos Brasil del 2016, han atraído a inversionistas europeos, interesados en realizar operaciones de fusiones y compras en ese país, dice Laura Sanz.

Sólo en efectivo. La inversión global en fusiones y adquisiciones alcanzó los US$ 822.000 millones entre enero y octubre de 2011 y se calcula que alcanzó US$ 1.000 millones hacia el final del año, lo que implica un 32% de aumento según el Comité de Inversiones de la OCDE. Como grupo, los países emergentes y en vías de desarrollo recibieron US$ 182.000 millones, un 22% del total.

En el último trimestre de 2011, América Latina registró 291 operaciones de compra, venta o fusión, lo que significó un incremento de 43%, con respecto a las 204 transacciones celebradas en el trimestre anterior, según el reporte trimestral de TTR y IE Business School.

Frente a este panorama de incertidumbre, cabe esperar que gran parte de las fusiones y adquisiciones que vayan a tener lugar en 2012 sean impulsadas por empresas con buenos recursos de efectivo que busquen realizar adquisiciones oportunas o estratégicas, concluye el informe.