Buenos Aires.  El consumo masivo de alimentos, bebidas, productos de higiene y tocador crecerá alrededor de 1,7% durante el corriente año, según las proyecciones formuladas por consultores que participaron de la tercera Jornada de Supermercadismo, organizada por la Cámara de Supermercados (CAS) y la federación (FASA) que agrupan a representantes de supermercados regionales.

Según los especialistas, el consumidor argentino es “marquista” y se ve atraído por ofertas y promociones.

En ese marco, los supermercados de cercanía, como los de pequeños formatos de las grandes cadenas, se imponen en la preferencia de los compradores y los productos de marca propia vuelven a tener vigencia, con un crecimiento en las ventas del orden del 2 por ciento anual.

Subrayaron también la importancia del programa Precios Cuidados, que tuvo un fuerte impacto en el sector lácteo, con una participación en las ventas del 40 por ciento en los rubros leche fluída, manteca y leche saborizada.

Matías Montalván, de la consultora Nielsen, dijo que este año la confianza del consumidor mejoró seis puntos respecto a 2014, en el marco de “expectativas” de recambio electoral y de una desaceleración en la marcha de los precios respecto a los anos precedentes.

Sostuvo que el consumidor se vuelca al supermercado mayorista donde obtiene descuentos de hasta el 15 por ciento en los precios en compras con tarjetas y a través de ofertas semanales.

Motalván destacó que desde mediados de año las grandes cadenas supermercadistas aumentaron su dinámica de ofertas y rebajas a través de eventos especiales que incluyeron la venta también de electrodomésticos, que se comercializaron especialmente en el interior del país.

A su criterio, el consumo masivo creció hasta ahora 2,4 por ciento y cerrará el año con un aumento del 1,7 por ciento.

A su turno, Daniel Rodríguez Cetrán, de la consultora CCR, coincidió con su colega en observar la desaceleración de precios y afirmó que los supermercados de cercanía se impusieron por ofertas y promociones especialmente en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Observó que creció el consumo de productos de freezer, bebidas y mercadería para el hogar y limpieza, de marcas propias.

También dijo que en el interior del país crece el consumidor final en los supermercados mayoristas. Asimismo hizo notar el aumento de las cadenas de farmacias con la venta de productos de perfumería.

El 75 por ciento de los consumidores concurre a supermercados de cercanía, son marquistas y optan por los productos de más bajo precio, aseguró.

Nelson Pérez Alonso, de la consultora Claves, dijo que en el 2015 el canal minorista se recuperó gracias a la incidencia, en parte, del programa de cuotas Ahora 12, financiado a través de la tarjeta de crédito.