Ciudad de México. Una nueva propuesta de Estados Unidos para modificar la regla de origen del sector automotor en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es muy difícil de cumplir para la industria de la región, afirmó este lunes un representante mexicano de alto nivel.

Los negociadores técnicos de Canadá, Estados Unidos y México tienen previsto analizar esta semana el tema de regla de origen en Washington, y podrían abordar la relacionada con el sector automotor, dijo el director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas.

"Es muy difícil alcanzar estos valores de contenido regional planteados por Estados Unidos", explicó Cuevas en rueda de prensa.

"Esta misma postura la hemos estado comentando con nuestras contrapartes de Canadá y Estados Unidos (y) tienen la misma impresión", agregó.

Cuevas dijo que en días recientes, la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, presentó una nueva propuesta, con la que pretendía suavizar un plan difundido en octubre de elevar el contenido regional para autos a un 85%, con el 50% solo estadounidense.

La nueva idea de Estados Unidos consiste en dividir la regla en cinco categorías de partes y componentes y asignarles un requisito distinto a cada una, con rangos del 60% al 85%.

La nueva idea de Estados Unidos consiste en dividir la regla en cinco categorías de partes y componentes y asignarles un requisito distinto a cada una, con rangos del 60% al 85%.

Además, Estados Unidos propuso eliminar la lista de rastreo de los componentes, el listado de autopartes con los que se verifica el cumplimiento de la regla.

La administración Trump también propuso que el 40% del total de los componentes de un vehículo represente autopartes que hayan sido fabricadas con el pago de un salario de entre US$16 y US$19 por hora en promedio, dijo Cuevas.

"Como industria, estamos conscientes de que es muy difícil de alcanzar estos niveles de contenido regional", reiteró el director de la AMIA.

"La nueva propuesta contiene elementos que la hacen incluso más estricta e incumplible que la propuesta original", acotó.

Canadá y México se han inclinado desde un principio por mantener la regla de origen del TLCAN en un 62,5% para automóviles y 60% en autopartes, las cifras que han estado operativas desde que el pacto entró en vigor en 1994.

Los representantes de Canadá plantearon en la sexta ronda de modernización del pacto, que se llevó a cabo del 23 al 29 de enero en Montreal, otras ideas vinculadas al tema, en las que incluían vehículos de nuevas tecnologías.

Canadá, Estados Unidos y México están modernizando el TLCAN desde el pasado 16 de agosto, a solicitud del presidente Trump, quien considera que el pacto ha sido injusto para su país y ha amenazado en varias ocasiones con abandonarlo.

Después de siete rondas de negociación, se han llegado a acuerdos en seis capítulos de alrededor de 30.

No obstante, las discusiones se han atorado por las diferencias entre los tres países en los temas considerados como los más sensibles de la negociación, como la regla de origen de la industria automotriz.