La reforma estructural y un mayor crecimiento dirigido por la demanda de China es el "factor más importante" para las perspectivas del futuro crecimiento de la región Asia-Pacífico, según las conclusiones de una encuesta.

Un informe del sondeo anual del Consejo de Cooperación Económica del Pacífico (PECC, por sus siglas en inglés) dice que se hizo eco de otro que concluyó que el máximo riesgo para el crecimiento es la desaceleración económica en China.

Los resultados ponen de manifiesto la creciente importancia de la economía china para el resto de la región, para la mayor parte de la cual China es el mayor socio comercial, según el informe.

El producto interior bruto (PIB) de China aumentó un 7,3% interanual en el tercer trimestre de este año, en comparación con el 7,4% y el 7,5% en el primer y el segundo trimestre, según los datos oficiales.

El crecimiento de China continúa moderándose, reflejando los esfuerzos de las políticas para reequilibrar la economía, dado que el país trata de implementar reformas para lograr un crecimiento más sostenible, según la Actualización de la Economía China del Banco Mundial publicada a finales de octubre.

El fracaso de aplicación de las reformas estructurales ocupa el tercer puesto entre los riesgos para el crecimiento, por detrás de una falta de liderazgo en la región, de acuerdo con el documento.

Los otros dos factores importantes que pueden impulsar la economía regional son una mayor liberalización y la mejora en el Estado de derecho.

El sondeo se realizó entre 602 funcionarios gubernamentales, empresarios, investigadores académicos y los medios de comunicación en las economías del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

"La APEC proporciona un lugar que da a las economías la confianza para implementar las reformas sabiendo que todos los demás están en el mismo camino", señaló el copresidente del PECC, Don Cambell.