Buenos Aires. El Gobierno de Argentina dijo este lunes que aplicará cambios en los impuestos sobre las exportaciones de granos, oleaginosas y sus derivados, en momentos en que busca intensificar el recorte de su déficit fiscal para sortear una grave crisis cambiaria.

El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, emitirá declaraciones en la mañana de este lunes, donde se espera que revele los detalles del plan del Gobierno para elevar los ingresos fiscales y reducir los gastos antes de una nueva ronda de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"El Gobierno Nacional ha adoptado la decisión de proceder a modificar algunos de los derechos de exportación de los granos, oleaginosas y subproductos de los mismos", indicó a través de una resolución el Ministerio de Agroindustria argentino, publicada en el Boletín Oficial.

Como antecedente, el mes pasado el Gobierno suspendió por seis meses una baja en el impuesto a las exportaciones de aceite y harina de soja, productos que constituyen una de las columnas del saldo comercial del país argentino.

Actualmente, el impuesto que Argentina aplica a las exportaciones de soja llega al 25,5%, mientras que, tras la decisión que tomó en agosto, la tasa que aplica a los embarques de los derivados de soja se ubica en 23%.

A fines del 2015, cuando asumió el presidente Mauricio Macri, el Gobierno eliminó aranceles y límites a las exportaciones de maíz y trigo.

Dujovne viajará a Estados Unidos para avanzar en el nuevo acuerdo con el FMI, luego de que Argentina pidiera esta semana al organismo que adelante parte de los fondos para paliar la turbulencia financiera.