Buenos Aires. El gobierno de la presidenta argentina Cristina Fernández creó la Unidad de Seguimiento y Trazabilidad de las Operaciones de Comercio Exterior, con el objetivo de "verificar el precio y la cantidad de los bienes y servicios exportados e importados por el país conjuntamente con el ingreso y el egreso de divisas".

La creación fue informada en las primeras horas de este lunes a través del Boletín oficial, que da cuenta de la firma del Decreto 2013 que fue rubricado por la mandataria, la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, de quien dependerá la flamante unidad de control.

El nuevo organismo estará integrado -además de Capitanich que lo presidirá- por representantes del Ministerio de Economía; la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP); el Banco Central; la Superintendencia de Seguros; la Comisión Nacional de Valores y la Unidad de Información Financiera (UIF).

En calidad de invitada se sumará a la constitución mencionada la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

Según el Boletín Oficial, esta Unidad realizará "el monitoreo de las operaciones de comercio exterior, procurando su seguimiento y trazabilidad" y la coordinación del "acceso, por parte de los organismos competentes, de los reportes de las operaciones de comercio exterior a los efectos de verificar el cumplimiento de los requisitos formales y sustanciales exigidos por la normativa vigente".

Entre las responsabilidades más destacadas se distingue realizar "el seguimiento de los ajustes y denuncias formuladas por los organismos de control relacionadas con las operaciones de comercio exterior", así como "solicitar y brindar información a otras jurisdicciones" sobre sus temas de competencia.

Al comparecer ante la prensa en la Casa de Gobierno, Capitanich señaló que el objetivo del flamente organismo es "identificar la trazabilidad de todas las transacciones en materia de comercio exterior".

Explicó que ello obedece a que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP, órgano de impuestos y aduanas) "ha identificado maniobras de sobrefacturación, en importaciones, subfacturación de exportaciones, manipulación de precios de las transacciones entre empresas multinacionales, lo cual implica una afectación por el impacto que tiene respecto al pago de impuestos en nuestra jurisdicción".

"Es un tema de alta complejidad en las transacciones internacionales", planteó el funcionario, para quien es preciso "tener identificada cada una de las transacciones, para evitar estrategias de evasión fiscal o de violación de la ley argentina".