Buenos Aires, EFE. Argentina eliminó este el requisito de tramitar certificados para la importación de varios productos luego de que este jueves aumentara los aranceles para la importación de un centenar de bienes.

De acuerdo a una resolución del ministerio de Economía publicada este viernes en el Boletín Oficial, han sido derogadas diecisiete normas por las que se obligaba a los importadores a tramitar certificados especiales para ingresar ciertos productos al mercado argentino.

Las normas derogadas fueron dictadas entre 1999 y 2011, aunque la mayoría habían sido puestas en marcha desde 2007 en adelante, momento desde el cual Argentina comenzó a incrementar gradualmente sus medidas de protección comercial.

El gobierno alegó en la resolución de hoy que "cuestiones de oportunidad, mérito y conveniencia, en el estadio de cumplimiento de los objetivos oportunamente fijados en las normas aludidas, tornan procedente su derogación".

La medida alcanza a las importaciones de, entre otros, automóviles, motocicletas, papel, artículos para el hogar, juguetes, calzado y partes para calzado, productos textiles y metalúrgicos, tornillos y partes y piezas para automóviles.

A la importación de varios de estos bienes Argentina impuso este jueves un arancel del 35%, en línea con una resolución adoptada por el Mercosur para protegerse de los desequilibrios en el comercio internacional por impacto de la crisis global.

La medida alcanza a las importaciones de, entre otros, automóviles, motocicletas, papel, artículos para el hogar, juguetes, calzado y partes para calzado, productos textiles y metalúrgicos, tornillos y partes y piezas para automóviles.

En diciembre de 2011, el Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay, éste último suspendido temporalmente), acordó que cada socio podría aumentar sus aranceles en hasta cien productos provenientes de mercados externos al bloque, sin sobrepasar el máximo consolidado en la Organización Mundial del Comercio.

El bloque adoptó esta medida alegando "razones de desequilibrios comerciales derivados de la coyuntura económica internacional".

La balanza comercial argentina registró el año pasado un superávit de US$12.690 millones, un 26,7% más que en 2011.

Según datos oficiales, las exportaciones argentinas totalizaron en 2012 los US$81.205 millones, con un descenso interanual del 3%, mientras que las importaciones sumaron US$68.514 millones, un 7 por ciento menos que en 2011.

Para 2013, la previsión oficial es alcanzar un superávit de US$13.325 millones, con exportaciones por 549.387 millones de pesos (US$110.763 millones).