Argentina resolvió este miércoles excluir del listado de artículos a los que aplicará el régimen de licencia no automática a productos metálicos y partes vinculados a la producción automotriz, uno de los principales rubros de exportación uruguayo hacia ese destino.

Desde el sector se celebró la decisión y las autoridades locales señalaron que se buscará alcanzar una solución que comprenda a la totalidad del comercio con el país vecino.

La resolución complementaria 77/2011 aprobada por el gobierno argentino, publicada este miércoles en el Boletín Oficial de ese país, modificó los alcances de la normativa oficializada el 14 de febrero, que extendía las licencias no automáticas de importación de 400 a 600 productos y que comenzaron a regir a partir de la víspera.

La exclusión de las autopartes de la norma, que exige a los importadores de aquel país una licencia para cada pedido de importación cuyo trámite puede demorar hasta 60 días, permitirá al sector mantener el flujo comercial hacia su principal mercado.

Según el gobierno de Cristina Fernández, el cambio respondió a “la necesidad de efectuar modificaciones a la norma precedente”, ya que se entiende que “corresponde unificar criterios en cuanto a los términos de emisión y validez respecto de las Constancias de Excepción”, establecidas en la anterior resolución del 14 de febrero.

Sin embargo, el diario Ámbito Financiero, en su edición digital de este miércoles, atribuyó la decisión oficial a “las quejas” de la industria automotriz del vecino país por “las trabas al ingreso de insumos para el sector”.

“Las reuniones de representantes de la Asociación de Fabricantes de Automotores con los funcionarios (del gobierno argentino) fueron decisivas para negociar las modificaciones”, subrayó el matutino porteño.

La Cámara de Autopartes valoró positivamente “el gesto” mostrado por las autoridades argentinas, según comentó a El Observador el directivo Mario Radesca.

La no aplicación de las licencias no automáticas a las exportaciones del sector hacia la vecina orilla “fortalece y comprueba el trabajo que viene desarrollando el gobierno uruguayo en favor de consolidar el comercio con la región”, agregó.

Por su parte, el director nacional de Industria, Sebastián Torres, expresó a El Observador su satisfacción con la medida y señaló que se apunta a extender el alcance de la modificación a otros sectores afectados.

El jerarca viajará este viernes a Buenos Aires para mantener reuniones con su par argentino y con representantes diplomáticos. Los encuentros servirán para avanzar en las negociaciones que llevan adelante ambos gobiernos para solucionar las dificultades en el comercio bilateral y para preparar la reunión entre el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, y su par argentina, Débora Giorgi, que tendrá lugar la semana próxima. A principios de abril, se reunirán por este y otros asuntos los presidentes José Mujica y Cristina Fernández.

En 2010 Uruguay exportó autopartes a Argentina por US$64 millones, lo que representó 12% del comercio total con el vecino país.