El gobierno nacional decidió la liberación de seis millones de toneladas de trigo para la exportación, correspondientes a la campaña agrícola 2012/13.

Así lo anunció el vicepresidente Amado Boudou, acompañado por el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar; y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tras una reunión de la Mesa del trigo en la sede de la Secretaría de Comercio Interior.

"Dadas las previsiones que existen a la fecha, la presidenta de la Nación (Cristina Fernández) ha tomado la decisión de liberar derechos de exportación para la campaña 2012/2013 por seis millones de toneladas", explicó Boudou.

Según el vicepresidente, a cargo de la presidencia, "esto -sumado a las 6,5 millones de toneladas necesarias para la seguridad alimentaria de nuestro país, para la mesa de los argentinos- nos da certezas hacia adelante".

"Es una acción muy importante la que se ha tomado, en virtud de lo que está sucediendo en el mundo, en un mundo de una altísima incertidumbre, donde las actividades se derrumban, donde muchos Estados han perdido el rol que tienen dentro de cada economía", dijo.

Además, resaltó que "nuevamente el gobierno argentino vuelve a dar certezas a los productores, y sobre todo al pueblo, a los consumidores en general".

Asimismo, informó que "de estas, seis millones de toneladas que se abren a la exportación, un millón de ellas están reservadas para el sistema cooperativo, para los pequeños y medianos productores".

"En función de que no haya abusos o atropellos en el sistema de comercialización, y que todos puedan sentarse a esta mesa en igualdad de condiciones para llevar adelante su actividad en los mejores términos posibles", explicó.

En relación a este tema, Yauhar aclaró que del millón correspondiente a las pequeñas cooperativas, están excluidas la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Agricultores Federados Argentinos (AFA).

"Cuando hablamos de ese millón para las pequeñas cooperativas, ACA y AFA ya no son pequeñas cooperativas, son cooperativas importantes, una de ellas inclusive fue el principal exportador de trigo el año pasado, están contempladas dentro de la franja de los cinco millones, no dentro del millón", precisó el ministro.

Y agregó que "hemos previsto con el secretario (Guillermo Moreno) que vamos a ir manejando (ese millón de toneladas) en función de las necesidades fundamentalmente de las pequeñas cooperativas y pequeños productores".

Por otra parte, Boudou reveló que los representantes de la cadena del trigo -productores, molineros y exportadores- decidieron constituirse como una mesa permanente.

"Esta posibilidad también es importante desde el punto de vista estructural y de las políticas de largo plazo en nuestro país, porque al ser permanente se puede tomar toda la problemática de la cadena, y ver cómo de aquí en adelante", indicó.

En ese sentido, el vicepresidente reveló que "en la reunión se dijo que Angola ya es el segundo destino para la harina de alta calidad, harina para pan, de la Argentina; esto no es casualidad, tiene que ver con tareas que se vienen llevando adelante".

"Hemos dado un paso más, en otro momento fue ir fortaleciendo instituciones que estaban debilitadas; en otro fue acompañar a los productores en alguna emergencia, hoy con políticas de mediano y largo plazo, pero sobre todo con certezas sobre las posibilidades de exportación, dando mayor previsibilidad al sistema de comercialización de la industria del trigo", concluyó.

A principios de enero, el gobierno había anunciado el nuevo esquema de comercialización del trigo, que estableció un mecanismo para asegurar el volumen destinado al consumo interno y liberar el excedente para su libre comercialización.

Se entiende como saldo exportable, al resultante de restarle al total de la producción de la cosecha declarada -más el remanente declarado de la cosecha anterior-, la absorción interna de trigo pan, las previsiones por semillas para próxima siembra y las correspondientes a diversas contingencias.

Los Registros de Operaciones de Exportación (ROE) son autorizados a los exportadores habilitados que acrediten haber adquirido el trigo a pequeños y medianos productores, y luego a los productores de mayor producción.

En la campaña anterior, con una cosecha de 16,7 millones de toneladas, el saldo exportable final fue de 9,6 millones.