Una sanción comercial por parte del gobierno de Estados Unidos en contra de productos argentinos se podría llevar a cabo a petición de dos compañías norteamericanas.

El anuncio se hizo en una reunión entre diplomáticos de EE.UU. y el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales de la Argentina, Luis María Kreckler, consigna La Nación.

En la ocasión, se dio a conocer la presión de las empresas Azurix y Blue Bridge, ambas con matriz en EE.UU, y quienes ejercen presión sobre Washington para que se expulse al país del sistema general de preferencias, que beneficia a exportaciones argentinas con aranceles más bajos.

El argumento de las compañías se fundamenta en una sentencia firme que ganaron en el tribunal arbitral del Banco Mundial. Se trata del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi).

Los reclamos de Azurix y Blue Bridge suman US$ 400 millones, entre capital e intereses acumulados, a raíz de arbitrajes que determinaron que el gobierno argentino violó contratos amparados por el tratado bilateral de protección de inversiones, tras el estallido de la crisis de 2001, informa el mismo medio.