Argentina comenzará a exportar a Brasil langostinos, cítricos y medicamentos, al tiempo que ambos gobiernos acordaron analizar la concreción de un aumento en el Arancel Externo Común que rige para las importaciones provenientes de países extra Mercosur, con el objetivo de proteger a los mercados locales.

"A partir del primero de julio entran langostinos y cítricos y se destraba el comercio de productos regionales", dijo una fuente que participó de la negociación.

La fuente remarcó que la cuestión resuelve la venta a Brasil de langostinos y de cítricos, productos que desde hace tiempo no ingresan a ese mercado.

También acordaron el ingreso de medicamentos argentinos. Dentro de las negociaciones establecidas en este sector, en los próximos quince días una delegación argentina viajará a Brasil para terminar de pulir cuestiones técnicas que permitirán incrementar las exportaciones de este tipo de producto.

En la reunión, celebrada en la sede de la Secretaría de Comercio Exterior, participaron la ministra de Industria, Débora Giorgi; el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; el embajador argentino en Brasil, Luis María Kreckler; y Beatriz Paglieri, la anfitriona del encuentro.

Por el lado brasileño estuvieron el secretario Ejecutivo del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio de Brasil, Alessandro Teixeira; la secretaria de Comercio Exterior, Tatiana Prazeres; y el embajador de Brasil en Argentina, Enio Cordeiro, entre otros.

En una conferencia de prensa brindada luego de la reunión, los funcionarios argentinos señalaron que durante la jornada se lograron “acuerdos sustanciales” sobre una gran cantidad de bienes y servicios con Brasil, y que avanzaron en el análisis destinado a establecer un incremento en el Arancel Externo Común que hoy rige para las importaciones extra Mercosur.

Con Brasil “hemos alcanzado acuerdos sustanciales en una gran cantidad de bienes y servicios”, declaró Kreckler a la prensa.

Paglieri en tanto destacó que los representantes de Brasil fueron a la reunión “con respuestas sobre dos temas en los que tradicionalmente hemos tenido problemas: cítricos y langostinos”, y a partir de este diálogo “hay un compromiso para que ya puedan ingresar esa mercadería a Brasil a partir del primero de julio”.

Por su parte Giorgi, calificó al encuentro como “muy positivo, ya que “se llegó a mecanismos de soluciones que faciliten el crecimiento del comercio bilateral, las inversiones, y dinamizar una mayor producción productiva”.

Respecto a la producción manufacturera, “hemos acordado que en no más de 15 días una delegación de la Secretaría de Comercio, de la Anmat y del Ministerio de Industria se reúnan en Brasil con funcionarios de Anvisa (equivalente brasileño de Anmat) y del Ministerio de Desenvolvimiento para permitir el acceso de los medicamentos argentinos al mercado brasileño”.

“Hoy las condiciones de acceso a la Argentina de los medicamentos brasileños son fluidas, y queremos que ocurra lo mismo para los medicamentos argentinos, para que accedan al mercado brasileño”, destacó la funcionaria.

Otro de los temas por los que volverán a reunirse los funcionarios de ambos países es para avanzar en un eventual aumento del Arancel Externo Común que rige en el Mercosur para productos provenientes de terceros mercados, para llevarlo a la alícuota máxima del 35%.

Esta última medida requiere también del consenso de los otros dos países miembro: Uruguay y Paraguay.

La semana próxima en una reunión en Brasil “se va a volver a analizar un universo de posiciones que en un contexto de crisis internacional “, dijo Giorgi.

La ministra explicó que “se va a trabajar en este tema buscando ampliar lo que se hizo ya en la última reunión de Mercosur en Montevideo, en diciembre pasado”.

Klecker por su parte reveló que le presentaron a Teixeira “un plan para el uso de moneda local para ambos países en el comercio en un sistema más ambicioso y superador que el que está rigiendo actualmente”.

El diplomático destacó que la reunión “se desarrolló en un clima de cordialidad y franqueza que caracteriza la relación entre ambos países y puso de manifiesto la disposición y el reconocimiento de la importancia del flujo comercial, lo que permitió encontrar una solución satisfactoria a distintas cuestiones”.

En la reunión, los funcionarios de ambos países también coincidieron en la necesidad de incrementar la prevención ante los posibles coletazos de la crisis externa.

“Existe preocupación compartida por Argentina y Brasil por la crisis mundial que vemos agudizarse en los próximos meses. Vemos la necesidad de adoptar políticas proactivas”, dijo al respecto Kreckler.

“Estamos de acuerdo en que la mejor forma de encarar esta crisis es de manera conjunta con más y mejor comercio. Estamos seguros de que actuando coordinadamente Argentina y Brasil podemos generar una situación de ganancia mutua”, subrayó el diplomático.